¿Y los derechos de los militares? por Juan Ibarrola C.

Entre los años 2006 y hasta el 2012 la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) recibió por parte de la CNDH, 113 recomendaciones, producto de 7,441 quejas.

Del 2012 al 2018, se redujeron a 20 las recomendaciones, sobre las 3,196 quejas presentadas.

Durante este sexenio, solamente se han recibido 595 quejas de las cuales 8 han sido recomendaciones y vale aclarar que estas, corresponden en su totalidad a administraciones pasadas.

Se sigue insistiendo en que los soldados son violadores sistemáticos de derechos humanos, sin embargo, como ninguna otra institución, SEDENA  ha adoptado mecanismos que garantizan la correcta actuación del personal militar, lo que sin duda ha logrado reducir de manera significativa las quejas en contra de los soldados.

La represión ejercida por los soldados, -como algunas voces siguen asegurando- ni se prueba, ni se documenta. Esa especie donde los soldados reprimen al pueblo, a obreros o bien a estudiantes, se ha convertido en el mayor de los mitos. Quienes insisten en ello, creen que México vive en una república bananera o en el “Macondo” de García Márquez .

Si se insiste en el 2 de octubre y nadie de esas voces se ha dado cuenta que, ya pasaron 52 años de esos hechos, donde ni México, ni los mexicanos, ni mucho menos el ejército son los mismos y más allá, probado queda, que los soldados no mataron estudiantes.

Los soldados de tierra, mar y aire, deben privilegiar por sobre todo los derechos humanos de los mexicanos. Es parte esencial de la formación militar y naval hoy en día, al grado que se encuentra dentro de los delitos militares el violarlos, de aquí que entonces, quien llega a desobedecer se le aplica la justicia militar y como se ha insistido en este espacio, también en la civil.

En contraposición, la pregunta obligada es, si los militares tienen derechos humanos en México, es decir, quien vela por esos derechos, cuando por ejemplo, un soldado o marino es acusado de violar los derechos humanos de alguien y no le pueden probar culpa; también, cuando tienen que soportar los embates de algún grupo social dirigido y preparado para provocar a los militares al uso de la fuerza.

Esos grupos quieren un muerto por manos militares, producto de la provocación,}

En la realidad, nadie se preocupa por los derechos de los militares, y en verdad no hay reclamo; solo ellos deben hacerlo, ya que esa es la naturaleza del soldado y difícilmente los civiles les interesa o bien luchan para que este tema de los derechos humanos, sea parejo y sin distingos.

En los últimos días se ha hablado mucho sobre el sentir militar ante tanta responsabilidad, sin embargo, quien habla, no conoce a las fuerzas armadas. Los soldados y marinos están cumpliendo con su deber y lo hacen convencidos de que es lo correcto, por amor a su institución y por amor al país. Están convencidos debido a que todas las acciones militares y navales están sustentadas en la mayor legalidad.

No hay queja ni reclamo por parte de los militares.

Mejor quienes hablan, debieran interiorizarse en el tema.

CABO DE GUARDIA.

Desde que se dieron los hechos de Iguala hace 6 años, el ejército mexicano ha colaborado con todas las instancias que los han llamado y en todas ellas se ha demostrado lo mismo, es decir, que el ejército no participó en contra ni de los estudiantes ni del pueblo.

Al tiempo.

jibarrolals@hotmail.com
contacto@cadenademando.com
@elibarrola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *