Preguntas para incomodar a la 4T por Armando Reyes Vigueras

Luego de poco más de un año de gobierno de la cuarta transformación –y de los resultados que están a la vista–, podemos externar algunas dudas acerca de lo que hemos atestiguado. Desde aquellas promesas de campaña hasta las declaraciones que el presidente emite en cada conferencia mañanera, tenemos material suficiente para preguntar por qué no se han hecho realidad alguno de los compromisos hechos públicos, desde lo económico hasta lo social, pasando por la seguridad y la creación de empleos.
Cuestionario incómodo
¿Dónde y en que se han utilizado los 500 mil millones de pesos que en campaña aseguraron que se iban a tener por combatir la corrupción?
En esta misma línea de ideas, ¿qué beneficios ha tenido el país por la política de austeridad que se implementó desde 2018, en especial en temas como salud pública o eficiencia gubernamental?
¿Cómo es posible que si el presidente aseguró que la corrupción ya terminó –tanto por su ejemplo como porque no iba a autorizar ningún acto de esta naturaleza–, se hayan presentado irregularidades en Conade y haya sido removida de su cargo la comisaría de la Guardia Nacional, sin mencionar las empresas de reciente creación que han ganado contratos para trabajar con el gobierno?
Si el presidente ha dicho que respeta a los medios y la libertad de expresión, ¿por qué tantos ataques a los periodistas que se atreven –de acuerdo a su razonamiento– a criticar al mandatario, llamando a la mayoría de estos “chayoteros”?
Si el presidente ha dicho que es un respetuoso de la libertad y que tanto él como su gobierno no son iguales a los de antaño, en los que el titular del ejecutivo federal era quien dictaba leyes y ordenaba –incluso renunciar– a legisladores y gobernadores, ¿ cómo es posible que permitan que el coordinador de los diputados morenistas, Mario Delgado, diga que esperan línea del presidente o que acatan sus indicaciones?
¿En que quedó, a fin de cuentas, la promesa de que creceriamos económicamente como país un 4% o un 2%, como señaló en Palacio Nacional el presidente?
¿Alguien podría aclarar si el presidente percibe alguna amenaza a su persona, como se especuló por imágenes en el marco del día del Ejército que mostraban lo que parecía ser un chaleco antibalas, además del señalamiento de que las fuerzas armadas desoyeron los llamados a un golpe de Estado?
En línea con lo anterior, sabiendo que la seguridad del presidente es un asunto que preocupa a todos los mexicanos, ¿no sería recomendable que utilizará alguno de los aviones de transporte de la Fuerza Aérea que son menos ostentosos que el Boeing 787 que no se ha podido vender?
Ante insistentes versiones de que la salud del mandatario tiene episodios que han preocupado incluso a su equipo cercano, ¿por qué no ha dado a conocer el reporte médico sobre su estado de salud?
¿En algún momento el presidente, a través de sus redes sociales, reconocerá un texto en el que lo critican y recomendará leerlo, además de pedir que no lo ataque la legión de sus fanáticos?
¿Por qué el presidente señaló que si suspenden las conferencias mañaneras sus opositores lo “tumban”, considerando que los logros de gobierno son razón suficiente para mantener el apoyo ciudadano?
¿Alguien conoce el sondeo, estudio o encuesta que muestre el dato de cuánta carne se consume en las rancherías a la semana, así como la compra de libros de este sector?
Viendo los resultados –o la falta de estos– de algunos miembros del gabinete y organismos de gobierno, ¿no ha pensado el presidente que necesita despedir a quienes no han cumplido con la expectativa y, en cambio, sí han generado problemas innecesarios a su administración, como es el caso de Notimex o los conflictos de interés en lo que se ha involucrado su jefe de la oficina de la presidencia?
Respecto al tema de la violencia de género, ¿por qué el presidente no apoyó desde que empezaron los reclamos las protestas de las mujeres por los feminicidios, prometiendo –su especialidad– acciones contundentes en contra de estos delitos?
Si el presidente ha asegurado seguir la línea de Benito Juárez, ¿ cómo explica el acercamiento con algunas iglesias y el apoyo que éstas públicamente le han otorgado?
¿Por qué motivo el presidente no se ha manifestado claramente en temas como el aborto, legalización de la marihuana, la discusión sobre la pena de muerte y otros asuntos similares y controversiales, si dispone de dos horas de lunes a viernes para abordar tópicos de interés general para la población?
¿Se siente cómodo el presidente con asistentes a sus conferencias mañaneras que le piden investigar activistas o le piden que comente lo publicado por algún crítico?
Luego de conocer los resultados de la elección presidencial del 2018, el –en ese momento– candidato ganador y luego presidente constitucional prometió que habría reconciliación en el país, ¿por qué olvida esa promesa y actúa en sentido contrario’
Finalmente, ¿alcanzaremos a escuchar en alguna ocasión de los labios del presidente que reconoce haberse equivocado o que falló en algún acto de gobierno?
@AReyesVigueras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *