Paola Gutiérrez Galindo: Energías limpias y la geografía

De acuerdo con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, una de las principales fuentes de gases de efecto invernadero o GEIs, responsables de las alteraciones meteorológicas de un territorio; es la generación y el consumo de energía a través de fuentes convencionales tales como petróleo, carbón y gas natural, por lo que es preciso promover y desarrollar opciones de mitigación entre las que sobresalen por ser las más comunes la generación de energía con menores pasivos ambientales, tales como: solar, eólica, maremotriz, geotermia, biomasa e hidroeléctrica.
Estas fuentes de energía han sido denominadas de diversas formas, pues al principio de su implementación se denominaron alternativas, posteriormente se denominaron renovables por ser inagotables y actualmente se les conoce como energías limpias, definidas éstas por la Ley de la Industria Eléctrica, como: ¨aquellas fuentes de energía y procesos de generación de electricidad cuyas emisiones o residuos, cuando los haya, no rebase los umbrales establecidos en las disposiciones reglamentarias que para tal efecto se expidan¨.
Estas fuentes de energía, no sólo son importantes en la lucha contra el cambio climático, sino además, por sus características representan las siguientes ventajas:
1.Reducen la necesidad de usar amplias zonas geográficas para el establecimiento de centrales de generación o infraestructura de distribución.
2.No requieren de la perforación y/o contaminación del suelo para la extracción de material o fracturas hidráulicas.
3.Son idóneas para dotar de servicio de electrificación a comunidades rurales alejadas y de difícil acceso o con alto grado de dispersión de viviendas.
4.Cuentan con facilidad de desmantelamiento, entre otras.
Nuestro país cuenta con alto potencial para el desarrollo e implementación de energías limpias, especialmente de tipo solar y eólica. Respecto de energías de tipo solar, México es uno de los cinco países a nivel mundial con atractivo para inversión en proyectos de esta naturaleza, por el alto nivel de radiación que recibe. Referente a la energía eólica, considerada como el principal sector de energía limpia en América Latina y el Caribe, en la que ocupamos el segundo lugar en su generación; por lo que se estima que en el 2030 hasta el 46% de la electricidad que el país consume, se puede generar mediante fuentes de energías limpias.
En México se ha legislado en esta materia y se cuenta con la siguiente normatividad:
-Ley de Transición Energética, publicada en el año 2015, que tiene como objeto ¨regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como las obligaciones en materia de Energías Limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la Industria Eléctrica, manteniendo la competitividad de los sectores productivos¨.
-Ley General de Cambio Climático, la cual indica que una de las políticas y acciones de reducción de emisiones corresponde a fomentar la utilización de energías renovables para la generación de electricidad
-Ley de la Industria Eléctrica, cuyas disposiciones en materia de energías limpias establece los criterios para la regulación, certificación, capacitación, entre otros.
-A nivel nacional, existe el Programa Especial para el Aprovechamiento de Energías Renovables 2014- 2018.
El Estado de Oaxaca es una de las entidades con mayor potencial de generación de energías limpias, ya que cuenta con zonas de alta radiación solar en la Mixteca y Valles Centrales. Respecto a la energía eólica, la zona del Istmo de Tehuantepec es una de las áreas con mayor potencial de generación a nivel nacional, donde actualmente existe una veintena de parques eólicos, convirtiendo a nuestra entidad en la principal productora de energía eléctrica bajo esta modalidad en todo el país.
No obstante la importancia y ventajas de las energías limpias, existen retos como: la baja inversión gubernamental en la materia, alta inversión inicial para implementar este tipo de iniciativas, posibles afectaciones a fauna voladora por proyectos eólicos, gestión adecuada de residuos peligrosos como baterías, entre otros.
Aunado a los retos que nuestra entidad enfrenta respeto de este tema, es importante considerar que en el aspecto social se han presentado diversas problemáticas derivadas de los proyectos de energía eólica o hidroeléctrica, entre habitantes de las áreas donde pretenden instalarse y los proponentes, lo cual evidencia la necesidad de medidas tendentes a garantizar el respeto de los derechos humanos, especialmente tratándose de comunidades indígenas, donde temas como la consulta previa libre e informada, participación, acceso a la información, responsabilidad social y trabajo conjunto inversionistas-gobierno-localidades, son necesarios para desarrollar proyectos exitosos y, de esta forma, contar con una energía realmente limpia desde la perspectiva ambiental y social.
Como diputada, mi compromiso ha sido con la protección ambiental en un marco de respeto a los derechos humanos de nuestras comunidades, por lo que es importante dar seguimiento al desarrollo y ejecución de políticas en materia de energías limpias en la entidad, porque #AhoraEsCuando aprovechar el potencial de nuestro territorio de forma sustentable.

* La autora es presidenta de la Comisión Permanente de Ecología en la LXIII Legislatura del Estado de Oaxaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *