Oaxaca cuarta entidad con más población afrodescendiente

Al presentar el “Estudio Especial sobre la Situación de la Población Afrodescendiente de México a través de la Encuesta Intercensal 2015”, la cuarta visitadora general de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Norma Inés Aguilar León mencióno que Oaxaca es la cuarta entidad con más población afrodescediente.

Con 196 mil personas es como Oaxaca se coloca en el cuarto sitio, atrás del Estado de México, que cuenta con 304 mil; en segundo lugar está Guerrero con 229 mil y el tercer puesto lo ocupa Veracruz con 266 mil de un total de un millón 381 mil que se tienen registrados en todo el país.

Sin embargó, lamentó que estos vivan en un entorno de exclusión y sin presencia explícita en ámbitos de las políticas públicas y la legislación, lo que evidencia la indiferencia hacia este grupo poblacional en su entorno.

“Cuando un grupo de la población no es reconocido explícitamente con derechos propios, se le priva de las oportunidades que tiene el resto de la población, pues incluso la presencia en la estadística nacional de la comunidad afrodescendiente era inexistente hasta hace poco”, señaló.

Aguilar León refirió que 6.6 por ciento de los niños afrodescendientes carecen del registro de nacimiento, 18 por ciento no cuenta con filiación a algún tipo de servicio o sistema de salud y el promedio de escolaridad entre mujeres de 15 años y más es de 9.4 años, y de 9.7 años en hombres.

Agregó que dentro de las estadísticas se arroja que más de 40 por ciento de la población ocupada no tienen prestaciones de ley en su trabajo, 55.8 por ciento de los hombres y 48.9 de las mujeres carecen de licencias o incapacidades con goce de sueldo el 48.3 por ciento de los hombres y 43.2 por ciento de las mujeres carecen de servicio médico proveniente de su trabajo, mientras que en el mismo orden 51.9 y 42.6 por ciento no cuentan con vacaciones pagadas y 44.4 y 35.6 por ciento no reciben aguinaldo.

En el 47.1 por ciento de los hogares aún cocinan con leña o carbón, casi 40 por ciento tiene techo de material de desecho o láminas y 15 carece de agua entubada. Por tanto al desconocer la situación, retos y demandas de este segmento de la población, aseveró, es negarles el efectivo reconocimiento de sus derechos y condenarlos a seguir en el olvido y la exclusión.

La discriminación es una injusticia, un hecho que deriva de la falta de cultura y es contrario a la dignidad de las personas. La igualdad prevista por el Artículo 1 constitucional no sólo debe ser formal o teórica, debe materializarse en la práctica, por lo que se deben realizar los cambios normativos necesarios para el reconocimiento constitucional y legal de personas y pueblos afrodescendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *