Marco Antonio Toledo: Diputados, representación y minorías

Marco Antonio Toledo Izaguirre / Politólogo

Dentro de las razones que alimenta la desilusión política en la sociedad; está la de los métodos que se emplean en la elección de nuestros representantes. Lo cual no es para menos, pues de acuerdo a Seymour Martin Lipset, sociólogo, miembro de la institución Hoover; “Los procedimientos para elegir y cambiar gobiernos también afectan la legitimidad”. Es decir, nuestra inconformidad no ha estado injustificada ni jamás lejos de la realidad. No somos simples apartidistas políticos ni revoltosos, sino que tenemos razón en preguntarnos ¿Quiénes pusieron a esos plurinominales? ¿A los intereses de quien responden? ¿Enserio representan a las minorías en sus distritos? Si eran los que el pueblo quería ¿Entonces por qué no compitieron en la elección?
Hoy se cumplen 16 años de la gran iniciativa de decreto, expuesta por el entonces diputado Rufino Rodríguez Cabrera fundador histórico de la COCEI y del PRD en Oaxaca y hombre de confianza del Cuauhtémoc Cárdenas, quien demandó replantear entonces el sistema de asignación de diputaciones y senadurías de representación proporcional.
La idea que propuso fue un método con el que venía insistiendo desde el consejo nacional del PRD celebrado en Oaxtepec Mor. que permitiera que “los contendientes que por cada partido hubieran obtenido un mayor porcentaje de votos en sus correspondientes demarcaciones circunscripcionales, fueran quienes tuvieran la posibilidad de ocupar un escaño legislativo a través de la vía de representación proporcional.
Este método, estimularía la competitividad de quienes fueran registrados bajo tal figura, situación que llevaría implícito un mejoramiento al sistema de partidos, porque al asignarse tales legisladores en función a los mejores resultados porcentuales obtenidos en las diferentes circunscripciones por los distintos partidos, se estaría incentivando la participación de los candidatos que hayan diseñado una campaña electoral eficaz y altamente competitiva”.
La propuesta sigue viva, su legado continua entre su grupo, aquellos que lideró hasta su último respiro. Esta nueva generación, queremos incidir en temas relevantes y de alta responsabilidad social. Tal como lo dijo Teodosio Lares respecto al correcto reciclaje de la clase política y la administración pública, no un reciclaje como lo entiende la mayoría, sino un ciclo generacional en el que interviene la experiencia de los que se van y el vigor y la actualización de los que llegan.
El método se llama prelación y consiste en que la lista de diputados plurinominales propuesta por cada partido se saque de los mismos candidatos de mayoría relativa que hicieron campaña y estuvieron a punto de ganar en sus distritos. Esos candidatos ahora serán acomodados en la lista en orden jerárquico de porcentaje aportados al partido al que pertenecen.
En 1998 se logró por primera vez implementar la prelación, los esfuerzos de Oaxtepec rindieron frutos y de los 11 diputados que por primera vez alcanzaba el PRD, 9 eran de representación proporcional (plurinominales) bajo el método de prelación. Fue la única vez en que se implementó y venció un real sistema de partidos, los caciques, no solo de ese, sino de los demás partidos, no permitieron que se repitiera. ¿Por qué será?
Hoy a 16 años, nuevamente levantamos la voz y demandamos no solo que las minorías tengamos diputados, sino que realmente nos representen. Confiamos en que las bases pelearan por sus derechos al interior de sus partidos.

NOTA: El título original del artículo es “Diputados de representación proporcional que no representan a las minorías.”.
Basada en la tesis de Marco A. Toledo “La prelación como método de elección de candidatos de representación proporcional en el Partido de la Revolución Democrática de Oaxaca en 1998”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *