Luis Octavio Murat Macias: Terrorismo en Las Ramblas

Luis Octavio Murat Macias

Aún cuando todavía no se cierra la herida causada por el terrorismo yihadista 11-M aquel fatídico 11 de marzo del 2004, cuando el terrorismo islámico hizo acto de presencia al colocar 11 bombas en cuatro trenes de Madrid en la estación de Atocha muriendo 191 personas. Han transcurrido 13 años de aquella monstruosidad que provocó tanto dolor, tristeza y coraje.
En aquella ocasión las escenas trágicas fueron de horror, muertos, heridos, cuerpos destrozados; dolor por todos lados; terror que obliga a gritar “¿Por qué?” Frente a tamaña desgracia, el grito no tiene respuesta.
¿Qué le ha sucedido al ser humano que se ha transformado en bestia rabiosa llamada Estado Islámico?
Muchos años han pasado desde aquella fecha maldita que sumió a España en el luto que siempre duele y deprime; duelo que marca como sello de hierro ardiente a las reses y corceles. 13 años de la tragedia de Atocha y nuevamente el monstruo del terrorismo resurge de sus cuevas para advertir que está activo, que los cadáveres son los que el terrorismo mata sin piedad, sin misericordia alguna, sean pequeños, jóvenes o ancianos, no importa; para el terrorismo lo que importa es causar la muerte, el dolor, el desconsuelo que se lleva cargando perennemente.
Esta ocasión, Cataluña fue la víctima que prefirió el Estado Islámico para hincar su daga en la masa que confiada paseaba en las Ramblas, la avenida más conocida y distinguida de Barcelona. Observando los aparadores, las niñas y niños caminando con sus padres o abuelos, las parejas haciendo lo mismo, mujeres y hombres caminando, riendo o en silencio, agradeciendo cada día lo que la naturaleza les obsequió: la vida.
Y de pronto apareció el monstruo terrorista a bordo de una camioneta arrollando a todos, zigzagueando para embestir como bestia enfurecida a más paseantes, causando 14 muertos y más de 100 heridos a causa de los brutales impactos.
El monstruo que horrorizó Atocha surgió en Barcelona, y pocas horas más tarde en Cambrils, Tarragona, repitiendo el mismo operativo utilizado en Barcelona. Una furgoneta arrasó a los paseantes causando seis heridos, dos graves. Los terroristas portando chalecos con explosivos falsos fueron atrapados por la Policía de la Generalidad-Mozos de Escuadra (en catalán y oficialmente: Policia de la Generalitat – Mossos d’Esquadra). De última hora se ha informado por Emergencias Catalunya, que el quinto terrorista había fallecido.
Las investigaciones arrojan resultados que llevan a las autoridades a suponer que los autores de la matanza habían estudiado previamente su objetivo que daban por hecho que en Las Ramblas como en Cambrils, no habiendo >>barreras arquitectónicas<<, (obstáculos que impidieran la masacre) la operación terrorista sería un éxito.
Algunas fuentes antiterroristas afirman que lo que llevo a los terroristas a decidirse por Las Ramblas como blanco del ataque, fue que la Avenida peatonal es una especie de centro turístico que distingue a la ciudad, el cual es visitado por millones de personas de todo el mundo, lo que aseguraba un gran impacto mediático a nivel mundial tal y como sucedió y exactamente como los yihadistas lo calcularon.
En efecto, Las Ramblas es una avenida cosmopolita lo que explica que entre las víctimas de la matanza se encuentren un ciudadano belga, un estadounidense, tres alemanes, ningún mexicano(a). En cuanto a los 59 heridos son de 22 nacionalidades distintas, entre ellas 13 franceses, 12 españoles y 5 alemanes. De los 14 fallecidos y los 126 heridos, 15 en estado crítico son de 34 nacionalidades.
Respecto a los terroristas destaca el hecho de que son muy jóvenes, tienen entre 17 y 27 años y, además ninguno tenía antecedentes en el ámbito del terrorismo.
Como resultado de esta nueva atrocidad, en España las autoridades madrileñas han decidido colocar maceteros y bolardos para evitar que los vehículos circulen o aparquen en zonas prohibidas. Los bolardos, usualmente se instalan en las ciudades europeas para proteger a peatones y ciclistas, medida que debería de adoptarse en la grandes ciudades de México, principalmente en la capital de la república, sobre todo, para aprovechar este momento en que se le está dando una “manita de gato” en banquetas, jardinería y pintura, a efecto de que se “note” que Mancera si trabaja antes de irse. El cinismo del todavía jefe de gobierno sin límite al dejar un caos en materia de transporte público.
Volviendo al tema inicial; este blindaje de seguridad que ahora retoma Madrid debido a la matanza en Las Ramblas se utilizó por primera vez en las navidades anteriores cuando se prohibió la libre circulación de autobuses y camiones pesados con objeto de prevenir ataques terroristas, como el ocurrido en Berlín el pasado 19 de diciembre cuando un camión se internó en un mercado y mató a doce personas.
Es por demás decir que España permanece en alerta antiterrorista en nivel 4 de un máximo de 5 desde junio de 2015, por lo que no se explica que lo ocurrido en Cataluña haya tomado a las autoridades desprevenidas; los reclamos de la población hacia las autoridades ya se iniciaron. Entre tanto, tal vez, el terrorismo esté preparando un nuevo ataque contra la población civil indefensa por lo que me pregunto ¿Habrá muerto Dios?

Twitter: @luis_murat
Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *