Luis Octavio Murat Macías: “… a Palacio… o a Palenque”

Luis Octavio Murat Macías

Harold J. Laski, escribió algo muy simple, claro y democrático en su libro Introducción a la Política: “… debe el ciudadano tener libertad para exponer sus ideas; debe tener derecho de asociarse con otros de ideas similares para la consecución de algún fin o fines , en los que estén conformes; debe ser capaz de colaborar en la elección de aquellos por quienes ha de ser gobernado y de ser capaz – si logra persuadir a otros para que lo elijan – de tomar parte del gobierno del estado”.

La cita aplica al mensaje expresado por Lopez Obrador en la Plenaria de los diputados de su partido celebrada en Toluca, al referirse a sus seguidores en torno al proceso electoral del próximo año: “No seré el eterno candidato, por lo que “la tercera es la vencida” y no habrá un cuarto intento de no conseguir ganar”. “Es a palacio… o a Palenque” “Yo me estoy aplicando, pero no voy a ser candidato eternamente”. “La tercera es la vencida, la cuarta no, ni la quinta”.

Astuto como zorro, Andrés Manuel lanzo el ultimátum a sus seguidores para que no haya duda del futuro inmediato que les depara a todos y cada uno de los que están vinculados en este tercer intento, último de su carrera política, según dice. El compromiso con sus simpatizantes quedo sellado: o le entran o le entran porque no habrá después.

Se vio seguro, maduro y confiado en el mensaje lanzó a los diputados de su partido en Toluca. Sabe que su trabajo en tres años de intensa campaña política su trabajo está hecho; solo le resta aguardar que el resultado de su trabajo sea positivo en las urnas. Incluso, el conductor de Morena siguiendo el libreto, luce tranquilo, calmado, su discurso no es violento. Sabe bien que hoy es tiempo del zorro, el del león será más adelante si es que Morena despliega toda su fuerza y lo lleva a Palacio.

En entrevista con Radio Formula, Ricardo Monreal comentó a López-Dóriga que conoce bien a AMLO, lo considera un estadista maduro, poseedor de las tres ces, citando a Jesús Reyes Heroles cuando pronunció aquel memorable discurso de las tres ces dirigido a los estudiantes del ICAP el 1 de agosto de 1972. Aquí las tres ces de Don Jesús:

“La actividad política no requiere de títulos, grados ni patentes; se ejerce apasionadamente cuando se tiene vocación y acertadamente cuando se logra aunar a la vocación la profesión. Requiere las famosas tres ces: corazón, cabeza y carácter”.

El Corazón se requiere “para sentir los problemas de las colectividades como propios, para convertirlos en propósitos vitales, para hacer de ellos finalidades de la vida”.

“Cabeza, para no cometer errores; para poder con frialdad y serenidad, eludir obstáculos y vencer resistencias; para calcular cuidadosamente los riesgos, pues no son solo los personales los que se corren, sino que una decisión mal tomada expone o puede exponer a toda una comunidad, a todo un pueblo”.

El Carácter sirve para “no intimidarse ante las incomprensiones, los ataques y las maniobras; para no tener miedo a los problemas ni, mucho menos, el miedo más peligroso: el miedo a la solución de los problemas”.

De tener razón Ricardo Monreal, estaríamos en presencia de un candidato de facto, con toda la experiencia necesaria para ganar las elecciones del 2018, a menos que surja otra carta que tenga mayores calificaciones que el estadista de Monreal. En efecto, a partir del espectáculo partidista montado en cinco entidades del país titulado XXII Asamblea nacional del PRI, surgió precisamente esa carta que cuenta con las mejores calificaciones que cualquier otro adversario político debido a que si, en efecto, sus experiencias como titular de cinco secretarias de estado le han permitido ser un estadista. No hay secreto alguno que ignore en los sótanos del estado. Además, está limpio, no contaminado y cero corrupción que se le conozca. Por supuesto que el perfil corresponde al secretario de Hacienda, personaje capaz de vencer a quien va con todo a Palacio o a Palenque; que tiene a su favor ventaja de tres años de campaña política y un partido político que sigue recibiendo en sus filas el éxodo de militantes y legisladores del PRD; a diferencia de los partidos que han degenerado en pandillas orientadas a la satisfacción de apetitos bastardos dañando la imagen de gobierno y la institución política que tanto brillo le dio Don Jesús Reyes Heroles.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Columnas: https://muratnoticias.com/category/opinion/luis-murat/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *