Luis Octavio Murat: La importancia estratégica de Guam

Luis Octavio Murat

Dos locos queriendo pelear y lo peor no es que estén afectados de sus facultades mentales, sino que tienen acceso al poder nuclear aclarando que en el caso de Estados Unidos, no es decisión de un solo hombre presionar el botón nuclear, o enviar a los portaviones a desbaratar los blancos seleccionados. Las decisiones de guerra las toma la institución presidencial, es decir, bajo consulta con los titulares de las fuerzas armadas y el Secretario de Estado principalmente. Ese protocolo es muy discutido para llegar a la decisión final que, en efecto, la toma el Presidente como la parte responsable de la institución presidencial.
En el caso de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ha amenazado atacar a Estados Unidos con misiles intercontinentales de corto y mediano alcance. Solo que en los últimos días las amenazas subieron de tono al haber declarado que lanzaría cohetes crucero contra Guam, solo que llegarían hasta 20 millas náuticas de la isla en aguas internacionales.
Lo anterior quiere decir que Kim Jong-un, al lanzar los cruceros a 20 millas náuticas de Guam solo endurecería la amenaza con un calambre más peligroso, a fin de conocer el límite de resistencia del gobierno del Trump.
Guam es una pequeña isla de poco más de 500 kilómetros cuadrados situada en medio del Pacífico. La habitan poco más de 160,000 personas. Aun siendo tan pequeña la isla tiene una gran importancia estratégica para Estados Unidos debido a que instaló varias bases de combate, entre ellas la Base Aérea de Andersen que es la plataforma de los bombarderos estratégicos B-1B con capacidad nuclear enviados recientemente por el presidente Trump en una clara acción de política de disuasión.
Guam cobra importancia estratégica durante la Segunda Guerra Mundial al ser invadida por Japón en 1941 cuando el ataque a Pearl Harbor, invasión que duró 4 años destacando la brutalidad de los japoneses contra los isleños, más conocidos como “Chamorros”, leales a Estados Unidos. En 1944 Guam fue liberada del yugo japonés concediéndole el estatus de entidad semi-autónoma a través del Acta Orgánica por órdenes del entonces presidente John F. Kennedy. Al ser Guam una isla situada en el Pacífico frente a la Península de Corea del Sur y el mar de China Meridional, a escasos 3 mil kilómetros en línea recta de Corea del Sur pasando por Japón y a similar distancia de China, en consecuencia la importancia estratégica de Guam es obvia.
China se ha mantenido mediadora respecto al enfrentamiento verbal entre los dos líderes. Pero recordemos que Corea del Norte ha sido armada por China y que su intercambio comercial es vital para Pyongyang, que vende casi toda su producción a China, por lo que de facto se convirtió en un país tapón y en el alfil del gigante asiático y eso, en la actual situación entre los dos gobiernos, es significativo en el tema geopolítico.
Por estas razones, por su ubicación geopolítica, Guam es importante en las estrategias militares de Estados Unidos en el Pacífico, zona donde se ubican importantes jugadores en la lucha por el poder político: China, Estados Unidos, Japón; Corea del Sur y Corea del norte como alfiles.
En cuanto a Rusia su participación es indirecta, pero cuenta en caso de una necesaria alianza con China la cual no siempre hay que descartar. De suyo es alarmante el enfrentamiento verbal de los dos gobernantes que nunca debieron serlo, solo que los seres humanos nos equivocamos no solo una vez con la misma piedra, sino varias veces a diferencia de los animales que solo una vez les ocurre.
Son ya dos Guerras Mundiales que el mundo ha padecido en las cuales murieron millones de seres humanos en medio de las más grandes destrucciones de países que los humanos han sido capaces de hacer. Se han cometido miles de atrocidades en otros cientos de guerras ocurridas a lo largo de la historia de la Tierra como la de Viet–Nam, la de Irak e Irán, las del Golfo Pérsico, la de Afganistán, por mencionar unas cuantas. Sin embargo, no aprendemos de ellas, insistimos en la destrucción, en las atrocidades, por que el deseo de poder vence a los seres humanos, lo que obliga a otros a defenderse, produciéndose lo que después se lamenta, se llora, se sufre y vuelta a empezar a reconstruir lo que fue despedazado para que otra vez hagan nuevas guerras como la que desean los dos locos que a diario se dicen de lo que se van a morir.
En efecto, es preocupante lo que sucede, aunque me asalta una duda ¿serán finta solamente las respuestas amenazantes de Donald Trump contra Corea del Norte?
No se descarta la interrogante, toda vez que uno de los más destacados internacionalistas como Henry Kissinger, Asesor de Seguridad Nacional y posteriormente Secretario de Estado durante el gobierno del Presidente Richard Nixon, advertía que frente a una crisis política interna la vía de salida adecuada para el gobernante sería crear una crisis política internacional y esperar a que el sentimiento nacional se encendiera ofreciéndole su apoyo.
No descarto tal perversidad, pues estamos hablando de política y de la lucha por el poder y por la paz y los jugadores están moviendo sus cartas en tanto el resto del mundo empieza a tronarse los dedos.
Twitter: @luis_murat
Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *