Los jóvenes en la política

Escuchar a un joven hablar de política en estos tiempos es algo curioso.
La mayor parte de la juventud prefiere migrar su atención a otros temas que le resultan de más interés.

La Encuesta Nacional de Valores en Juventud 2012 arroja que casi 90 por ciento de los jóvenes reportaron estar poco o nada interesados por la política.
Cómo ejemplo vemos en redes sociales infinidad de ellos hablando de cualquier cosa menos de política y cuando un joven lo hace sus comentarios son la mayor parte del tiempo negativos.

Este sector de la población representa necesidades específicas como educación, salud, bienestar social, trabajo, entre otras, y hoy vemos que es el menos atendido.

Esta situación es preocupante.

Como sociedad estamos dejando de utilizar la creatividad y la fuerza de jóvenes que pudieran impulsar el desarrollo en nuestras regiones.

Desde la perspectiva de este gran sector de la sociedad, la política es sucia, los políticos corruptos y no ven resueltas sus necesidades. Por tal motivo, no encuentran en la política la razón de participar.

Cada vez más contamos con personas de corta edad que se alejan del ejercicio político y dejando en manos de los de siempre la toma de decisiones, tomando una actitud de pesimismo y apatía cada vez más fuerte.

Este pesimismo parece no ser una mera percepción individual, sino que se ve reflejado en datos duros, como por ejemplos los resultados de las últimas elecciones.

Rescatando el Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía, que preparó en 2014 el Instituto Federal Electoral (hoy, INE), solamente un poco más de la mitad de los jóvenes de 20 a 29 años de edad acudieron a las urnas en las elecciones federales de 2012. Esta cifra contrasta con la perteneciente al rango de los 18 y 19 años, que es 62%.

Sin embargo, los jóvenes no solamente se vuelven apáticos a presentar interés; los pocos que sí lo hacen no encuentran espacios para ello.

Mientras que, en la población general de nuestro país, los jóvenes representamos el 30%, en los partidos. pero representamos entre 9% y 18% de los candidatos propietarios a diputados federales. Nos va un poco mejor entre los suplentes, en los que la proporción va de 15 a 22%.

Esto, claramente refleja las limitadas oportunidades que tienen los jóvenes que militan en los partidos políticos mexicanos.

Históricamente, las fracciones juveniles de éstos, se han percibido como vehículos para la obtención del voto joven, más que como los espacios de formación política de líderes o cuadros que deberían ser.

Tal parece que los partidos más jóvenes tienden a aperturar más sus espacios a los jóvenes. Destaca el caso de Nueva Alianza, Encuentro Social y el Partido Humanista, donde los porcentajes de candidatos propietarios a diputados federales son 12; 16 y 18 por ciento, respectivamente; y los porcentajes de suplentes son 18; 21 y 22 por ciento, con base en el estudio mencionado anteriormente.

Esta información podría sugerir que en los partidos con una trayectoria sólida y con más votantes en activo, es mucho más complicado para los jóvenes encontrar maneras de incluirse en la estructura como actores políticos principales.

Desde luego que si existen personas de corta edad trabajando en los partidos políticos aunque fungen como asesores, como coordinadores de campaña, como atractivo para los jóvenes votantes, más no como candidatos.

Este fenómeno se diluye un poco en los partidos nuevos, en donde las estructuras son mucho más laxas y la necesidad de llenar los escaños de candidatos hace que, independientemente de su edad, los jóvenes tengan acceso a estos puestos políticos protagónicos.

Hoy día la política y los políticos son vistos como sinónimo de corrupción e inoperancia y los comentarios son en su mayoría negativos. Tenemos que buscar la manera de cambiar el rostro que es percibido y crear nuevos cuadros desde temprana edad.

Es necesaria una política de verdadera inclusión hacia este sector, desde las escuelas se debe concientizar a los niños sobre la importancia de participar en la toma de decisiones. Tanto en los espacios como en los sufragios. Los jóvenes son habidos de aprender y estoy seguro que tienen mucho que aportar. Debemos generar esa oportunidad.

@luiskikeortega

Politólogo, líder agrícola y militante ciudano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *