Los héroes civiles y militares por Juan Ibarrola C.

Tanto los soldados de tierra, como los de mar y los de aire, no buscan protagonismo en sus acciones, ya que ello generaría la pérdida de valor al compromiso, a la lealtad y a la disciplina sobre el servicio que le entregan al país y a los mexicanos y a sus instituciones.

El Ejército, la Marina Armada y la Fuerza Aérea mexicanos no buscan el reconocimiento o el protagonismo que quizá muchos en la clase política necesitan para justificar sus acciones, omisiones o bien esa zalamería que a más de uno se le da. Las fuerzas armadas lo que necesitan es seguir recibiendo la confianza que la gran mayoría de los mexicanos les brindan.

Las fuerzas armadas necesitan que la clase política comprenda que la mejor manera de fortalecer al instituto armado es no permitir la detracción o los señalamientos infundados a todo lo que entregan.

Soldados y marinos necesitan que la clase política genere para ellos mejores condiciones laborales, presupuestales, jurídicas y más allá, que comprendan bien que los militares no son el enemigo a vencer.

Las fuerzas armadas requieren del Estado mexicano, fortaleza para que sigan siendo el pilar institucional que, —aun y a pesar de resistencias y obstáculos por parte de muchos en la clase política— dan soporte a todas las instituciones nacionales.

Requieren de congruencia, ya que ayer, quienes los defendían de ataques, hoy los critican, olvidando la naturaleza apolítica de soldados y marinos.

Los soldados y marinos sirven a la patria.

Así, sin protagonismos.

Cabo de guardia

Hoy los héroes, —al igual que los soldados— son anónimos. Estos héroes son todos los profesionales de la salud, civiles y militares que han dado todo por enfrentar la pandemia del Covid.

El pasado miércoles 23, el senador Eruviel Ávila propuso ante el Senado que el año entrante sea considerado el año de la Armada de México por los 200 años de la misma, así como por las acciones de la Armada a favor de la población en esta pandemia.

Bien por sus intenciones, pero con toda seguridad para los soldados del mar esta propuesta tendría que ser para todos esos héroes que siguen luchando desde su trinchera de la salud, —insisto— civil y militar por enfrentar al peor enemigo que ha tenido México desde hace 100 años.

Seguramente, olvidó el senador Ávila, —quien es presidente de la Comisión de Marina del Senado— que si algo caracteriza al almirante Rafael Ojeda Duran es la discreción y profesionalismo como alto mando de la Armada de México. También desconoce que la Secretaría de Marina por decreto presidencial se creó en 1940, tres años después que la Secretaría de la Defensa. De 1821 y hasta 1937, México tenía una Secretaria de Guerra y Marina.

La propuesta de Ávila debe ser para los héroes del Covid. Debe ser para todos; para civiles, soldados y marinos. Debe ser para todos en su justa y correcta dimensión.

Debe ser para todo el personal que participa en los 432 hospitales del Insabi, en los 275 del IMSS, en los 116 de Sedena, en los 112 del Issste, en los 12 de Pemex y en los nueve de Semar, que han dado todo por atender a los mexicanos contagiados por Covid.

La victoria no le pertenece al soldado…

La victoria le pertenece a la patria y la patria es primero.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola
www.cadenademando.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *