Las acciones militares por Juan Ibarrola C.

Les reitero amables y pacientes lectores que a riesgo de convertir este espacio en uno que sea necio, persistiré nuevamente con la siguiente realidad.

Todas las acciones que el Gobierno federal le ha encomendado al Ejército Mexicano se encuentran dentro del apartado de misiones generales en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos que contempla: defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación; garantizar la seguridad interior; auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas; realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país; y en caso de desastre prestar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio de las personas y sus bienes y la reconstrucción de las zonas afectadas.

Sé que he insistido con lo anterior quizá de manera ya, abusiva, sin embargo, ha servido para hacer entender a cada vez más personas la legalidad que existe en las acciones militares encomendadas por el gobierno federal y por ende, los beneficios que los mexicanos reciben por dichas acciones.

Un ejemplo que por supuesto es y será parte de la historia militar de México, es todo lo que implicó e implica, la atención a la pandemia del Covid-19.

SEDENA, desde que comenzó la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus Covid-19, inició la aplicación a nivel nacional del Plan DN-III, con el objetivo de reforzar la estrategia del Gobierno federal para enfrentar la crisis sanitaria.

Las Fuerzas Armadas cuentas con las capacidades suficientes para responder a los retos y desafíos que enfrenta nuestro país.

Gracias al prestigio del ejército y a su experiencia en el área de salud, se le instruyó que todas las instalaciones sanitarias pertenecientes a la institución, es decir, hospitales de especialización, hospitales militares de zona y unidades médicas de consulta externa, fueran reconvertidas para la atención de los pacientes con coronavirus Covid-19.

La encomienda al Ejército Mexicano también fue gracias a la experiencia con la cuenta el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM) en la ampliación de la infraestructura en salud y la adquisición de equipo médico de última generación.

Aunque se ha desplegado a un mayor número de elementos en el territorio nacional, el Ejército Mexicano, a través de la profesionalización de sus integrantes, es decir, recursos humanos y materiales propios ha logrado que mitigar los efectos negativos de la crisis sanitaria.

se ha demostrado durante los meses que ha durado esta crisis, que la SEDENA siempre se ha distinguido por realizar trabajos de calidad, donde los recursos son usados de manera honesta y eficiente.

Nada de lo anterior, ha permitido que los militares flexibilicen su labor y presencia en temas de seguridad para los mexicanos. Sí existe dentro del sector público, funcionarios preocupados por la gente, esos son los militares y por ello las manifestaciones de solidaridad hacia las familias mexicanas que han perdido seres queridos por la epidemia, se hacen diariamente.

Los militares son agradecidos con el país. Cuentan con un excelente servicios de seguridad social, vía el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM); poca gente conocer que el ISSFAM es un organismo público descentralizado federal con personalidad jurídica y patrimonio propio. El ISSFAM es el encargado de brindar atención médica preventiva a los militares y de consolidar las acciones de protección, promoción de la salud y prevención de enfermedades.

Que conste mi advertencia al principio de este texto.

Sin embargo, la diferencia entre un necio y un persistente, es el resultado.

 

jibarrolals@hotmail.com
contacto@cadenademando.com
@elibarrola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *