La inspiración de “El Inge” para dejar un mejor planeta

La preocupación por conservar el medio ambiente, la naturaleza y por dejar un mejor planeta, fueron los principios que empujaron la pasión de Isaac López Villarreal para iniciar hace cinco años el proyecto de un vivero en el Parque Bosque El Tequio de la Secretaría de Administración.

En este espacio, donde lleva nueve años de encargado, ‘El Inge’ -como le dicen de cariño por su profesión- encabeza las tareas de vigilancia, cuidado y protección de todas las especies de plantas que se reproducen en los módulos, así como la logística de operatividad de trabajo y el mantenimiento de las hectáreas del complejo.

“Debido a la preocupación que teníamos de preservar este pulmón de la ciudad, se generó el vivero para que retroalimentara al parque. Afortunadamente hemos obtenido una buena reproducción de hasta 17 mil árboles como cedro rojo, jacarandas, fresnos, jarilla, pinos, primaveras, entre otras especies”, relata con la misma emoción con la que comenzó la iniciativa.

Toda esta labor ha rendido diversos frutos, tan es así que la producción ha permitido la reforestación de otros parques bajo resguardo de la dependencia, así como la donación de árboles a municipios de la entidad, lo que le ha dejado un gran aprendizaje, asegura. 

Este resultado que implica un esfuerzo conjunto con sus compañeros de trabajo -dice López Villarreal- los ha motivado a tener como meta el incremento de cultivo a 30 mil plantas arbóreas y llegar a producir nochebuena y cempasúchil.

Comparte que los nueve años que lleva laborando en el Bosque El Tequio, le han dejado conocimientos, compañerismo y un gran acercamiento con la ciudadanía usuaria. “Todo este tiempo ha sido una experiencia muy grata”, añade.

Al desempeñar cada una de sus funciones con una visión sustentable, Isaac siempre se encuentra motivado por el gusto de servir y laborar para la Secretaría de Administración. Este entusiasmo lo comparte con su familia, a quienes también enseña la importancia de tener un cuidado ecológico.

En la mirada afable de Isaac López Villarreal se puede distinguir la inspiración que le produce su hija de cinco años, que lo conduce a dejar un mejor planeta para ella y la sociedad oaxaqueña.

Concluye que desde que despertó la vocación por proteger el medio ambiente, siempre tiene presente que “todo lo que se vaya a realizar sea con amor, dedicación y mucho esfuerzo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *