El oportunismo conservador por José Antonio Rueda

El oportunismo conservador o La respuesta unificada de la sociedad

José Antonio Rueda

Al coronavirus en México se une otro virus aún más peligroso.
Los afectados por las medidas anticorrupción están buscando la revancha y ponen en operación sus acciones a través del borolavirus.
Difamar, descalificar, alterar hechos y manipular son algunas de las estrategias que utiliza, la derrotada mafia del PRIANRD; crearon miles de bots para generar una visión en medios electrónicos que erosione y descalifique las acciones del gobierno.
De una manera irresponsable y vil pretenden aprovechar la pandemia que enfrenta el país, como el resto del mundo, para sacar beneficios políticos a costa del sufrimiento y dolor que esta causa en gran parte de la población.
De manera irracional cuestionan y descalifican a AMLO y al gobierno sin considerar las causas de fondo; no hacen un estudio comparativo con otros países ni sus resultados, pues saben que en medio de la tragedia, México ha actuado con oportunidad e inteligencia y con las medidas que corresponden en cada fase de la estrategia planteada mucho antes de que se registrara el primer caso de coronavirus en el país.
De manera grosera ocultan que en nuestro país y en el mundo, la pandemia ha causado mayores daños como producto del abandono de las estructuras de salud pública, como consecuencia de las políticas implantadas por el neoliberalismo, representado en México por los gobiernos de los últimos seis sexenios del PRI y PAN.
El neoliberalismo redujo las funciones sociales del Estado. En muchos países se crearon sistemas de salud de primera, pero quedaron en manos de capitales privados. Lo mejor de la medicina se volvió accesible únicamente a quien podía pagarlo, mientras tanto, el sistema de salud público fue abandonado, mermado o anulado.
Un sistema de salud público tan debilitado dejó a la sociedad sin defensa en caso de requerimientos de amplio espectro, como los que exige la pandemia actual. Hoy, derivado de varias décadas de desdén hacia la salud de los que menos tienen, el Estado no puede responder con la oportunidad, amplitud y calidad requerida, pues no cuenta con los recursos económicos ni la infraestructura suficiente. .
Frente a las carencias de unos, otros se mantienen inmunes. Los grandes beneficiados de este modelo, los propietarios de hospitales, laboratorios y cadenas productivas y de comercialización de medicamentos, vacunas y alimentos, lejos de ser solidarios con las necesidades de la sociedad, ven la oportunidad para buscar nuevos beneficios, condonación de impuestos, elevación de precios, nuevas ventajas laborales sobre sus empleados y otros privilegios, con el pretexto de “reactivar la economía”.

Descalifican, difaman y tergiversan la realidad. Foto: Engin_Akyurt / Pixabay

Los promotores del borolavirus, mienten y tergiversan con aberrante cinismo.Cuando Andrés Manuel señala que algunos ciudadanos, con buena intención, se acercan a regalarle escapularios y amuletos como muestra de cariño, el aparato de propaganda de la reacción se ensancha acusándolo de querer contener la pandemia con sortilegios.
Cuando el Presidente sugiere que se consuman productos del pequeño comercio porque aún no existía necesidad del aislamiento, lo acusan que pone mal ejemplo y lo descalifican de por vida, ocultando el contexto en el cual se dijo.
Cuando, de manera circunstancial, atiende una petición de la madre de Joaquín Guzmán, inventan que fue al cumpleaños de uno de los hijos del Chapó y hasta el impresentable Felipe Calderón difama de manera directa, señalando a un médico de la región como si se tratara de un hijo de Guzmán Loera.
En este último caso, su cinismo es inaudito. Especialmente, después de que han quedado exhibidos de manera pública los vínculos de los últimos presidentes de origen priísta y panista con el crimen organizado, Genaro García Luna, y la secuela de crímenes en los que está implicado junto con su jefe los exhibe de cuerpo entero.Esto es solamenteuna prueba de lo asqueroso que fue el gobierno de Calderón.
Hoy es evidente que presenciamos una de las últimas audacias del grupo de malvivientes de cuello blanco, que venían medrando y enriqueciéndose a costa del poder político, saqueando y utilizando en su beneficio los recursos de la Nación.
Es evidente la acción concertada de por lo menos cinco grupos: liderazgos panistas, calderonistas, perredistas, el núcleo más conservador del empresariado y los chayoteros de mayor renombre y estatus en las nóminas del viejo régimen.
Hoy, todos ellos se concentran en la descalificación de cualquier acción del gobierno; suben el tono agrediendo al Presidente de manera directa, alimentando la histeria y frustración de sectores afectados por la lucha en contra de la corrupción; buscando beneficiarse de las condiciones graves que enfrenta el país y el mundo como consecuencia de una pandemia que afectará fuertemente la salud y la economía.
Pierden de vista que su acción no pasará desapercibida para millones de mexicanos que saben quiénes son, lo que han hecho, lo que deben y lo que traman; sus acciones, lejos de llevarlos a retomar los hilos del poder político, los hará centro del desprecio del pueblo. Ahora se podrá exigir a un gobierno, que hasta ahora los había tratado como males del pasado y objetos del olvido, que se les haga pagar las consecuencias de sus acciones, los delitos y agravios en contra de los intereses nacionales.
Lo que toca hacer a la mayoría de la población es no bajar la guardia, superar la pandemia sacando lo mejor que tiene este pueblo, tal como se ha hecho en otros momentos, como ocurrió en los terremotos de 1985 y 2017.
Con disciplina, solidaridad, calidad humana y fraternidad, tendiendo la mano a los más necesitados y reforzando el vínculo con nuestro gobierno, el primero en muchas décadas que pone en el centro el interés de las mayorías, debemos atender también el frente político social y económico. La salida será complicada pero puede ser la oportunidad para reafirmar los intereses de la sociedad en su conjunto por encima de los intereses de los parásitos que sueñan con retomar sus negocios desde el gobierno.
Más allá de las mezquindades de los grupos de poder locales, hoy vivimos condiciones insólitas.
Por primera vez en la historia, el planeta entero ha tenido que asumir unificadamente tareas como quedarse en casa y pautas de comportamiento similares para enfrentar el riesgo que significa el COVID-19.
Pero de lo insólito también aflora la oportunidad. La pandemia que hoy nos pone al límite puede marcar también rutas futuras, rutas que nos permitan luchar en conjunto contra amenazas mayores que ponen en riesgo la vida humana en el planeta: el cambio climático y la explotación exacerbada de los recursos, por mencionar solo algunos.
Esta experiencia puede calar profundamente en la conciencia de la humanidad entera. Nadie está a salvo de las decisiones que toman los centros de poder mundial, todos estamos implicados en la conservación de las condiciones de vida planetaria o en la destrucción de estas. Hoy, ya nadie puede ser indiferente.
No podemos ser testigos inertes frente a realidades que laceran a millones de personas:
-El hambre a nivel mundial,
-La concentración irracional de la riqueza a costa de la precariedad de las mayorías,
-La muerte por enfermedades curables,
-La depredación suicida de la naturaleza,
-La contaminación,
-Las guerras y la rapiña de los grandes centros de poder,
-La violencia y discriminación hacia las mujeres.
Todas ellas tienen que encontrar un dique en la resistencia organizada de las sociedades del mundo. Nos espera una tarea enorme, pero existen las condiciones para que estas tareas las asuman los pueblos del mundo de manera unificada.
Después de esta experiencia no podrá retornar la indolencia.

4 Comments

  1. Manlio Fabio Herrera Cantú

    Me parece muy acertada la opinión de quién escribe, que sin asaltar el pensamiento del lector, señala las graves faltas de quienes sin pudor se dedican a buscar el naufragio de un gobierno que le ha tocado remar a contracorriente de los que se niegan a perder las canonjías y privilegios de la corrupción rampante que los patrocinó por tantos años. Hace falta que se difundan opiniones objetivas que escriban con la tinta del color de la verdad

  2. Samuel Tovar Ruiz

    En general muy acertada la opinión del compañero Rueda. Solo agregaría que es una contradicción que el grupo de empresarios que durante tanto tiempo han abrasado el principio de mercado como motor de la economía, que apuestan a un estado chiquito con funciones solo de estado gendarme, que están declaradamente en contra de políticas proteccionistas, etc., etc., ahora quieran que Amlo les envíe señales de protección, como eximirles de impuestos, que les rescate de situaciones de falta de liquidez, que les otorgue facilidades para invertir, etc. Sin duda lo que les tiene molestos reside en que Amlo no se presta a chantajes de semejantes actitudes perversas. Así, Qué clase de neoliberales son. Cuando quieren que el gobierno los tutore, porque ellos no se bastan así mismos, como manda el canon de la economía de mercado que dicen asumir? Vaya cosa!! están o no están contra la intervención del Estado en la economía?. Amlo se las está aplicando: el que se lleva se aguanta!!! Saludos de Samuel Tovar Ruiz.

  3. Salvador Guerrero

    Excelente y certero análisis del maestro Rueda, objetivo y acuciosa observación de la reacción y la conducta de quienes se han beneficiado de la corrupción añeja y profunda del sistema político-económico-impune-corrupto-delincuencial del estado-gobierno prianerredista y sus rémoras propone una fuerte ireacción elm sensible, fuerte, soldario y digno pueblo de México para salir adelante despues de la crisis del coronvirus y consolidar un nuevo país sin corrupción ni privilegios al grupo corrupto y vil que ha dilapidado la riqueza nacional en un medio de impunidad.

  4. Víctor M.

    Tan solo se trata de un sector de la clase política a la defensiva, el PRI-AN fuera de MORENA vs. el PRI‐AN en él; descabezados como están a la pérdida de la cabeza en el aparato de gobierno y el modo de alimentar a los mandos medios o sectores medios con poder económico y político social en las regiones, ante la reimplantación de similares ahora alineados en MORENA.

    Esto es notorio en Chiapas, por ejemplo, donde los viejos poderes corruptos del PRD-PAN del ahora gobernador Rutilio Escandón y los senadores Enrique Ramirez Aguilar y Manuel Velazco Coello (PVEM) ahora bajo las siglas de MORENA o aliados a él conservan canonjías, privilegios de impunidad reflejados en la continuación del paramilitarismo, desvío multimillonario de recursos del FONDEM que continua afectando a damnificados de sismos por financiar campañas electorales, apropiación privada de bienes públicos y enriquecimiento ilícito con magna obra de centro comercial, en detrimento de salarios devengados, infraestructura de salud y educativa y obras públicas como no sea la de avenidas por donde alguna vez pasó el último Papa. Es sobre esos poderes que se asienta el impulso y promoción de megaproyectos del revitalizado Plan Puebla Panamá foxista (Alfonso Romo tiene inversiones en Chiapas) en beneficio de los viejos poderes económicos a los cuales ahora sirven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *