José García Sánchez: El Seguro no es seguro

José García Sánchez

 

Una de las viejas consignas del PRI viejo, que ahora retoma el PRI en la senectud, es designar al Seguro Social como termómetro del éxito laboral de la administración que corresponde en ese momento.

Así, el Seguro Social asegura que el empleo crece, cuando en realidad lo que aumenta es el desempleo; medir las plazas laborables a través de una institución como el seguro sólo arroja confusión y sus cifras no pueden ser reales, hay patrones que retiran a sus empleados de esta prestación, incluso sin avisarles y los vuelven a dar de alta en el momento que quieren o necesitan.

El tiempo de gracia de servicios de salud es aprovechado por muchas empresas y en momentos de supervisión, sobre todo a final de año, se incrementan. Es decir, las cifras de asegurados no pueden medir el empleo.

Pero ahora la complejidad de las dotes adivinatorias del IMSS superan sus hazañas anteriores al asegurar, desde la dirección general de ese instituto que la mayoría de los empleos generados en la actual administración federal son permanentes, con un crecimiento de cinco puntos porcentuales en términos reales, producto de la reforma laboral implementada, subrayó el director general del IMSS, Mikel Arriola Peñalosa.

Es decir que desde la perspectiva del instituto encargado de la salud de los trabajadores y su familia, los empleos en México son permanentes, cuando la frase tradicional de trabajo seguro dejó de existir en el país desde hace treina años, debido a las pocas prestaciones sociales y los nulos derechos laborales.

No cabe duda que son tiempo electorales, y de creer que la población es ingenua, por decir lo menos.

El IMSS debe vigilar la salud, incluso prevenir enfermedades, pero no dar cifras sobre el empleo y su calidad, duración, certeza, etc.

Pero en esta ligereza de cifras el funcionario destacó que en octubre pasado se abrieron 194 mil 758 puestos laborales, lo que representó 13.5 por ciento más que en igual mes de 2016 y el aumento mensual más alto registrado en 2017, es decir, el IMSS aprieta a través de sus coyotes a algunas empresas para que reingresen a sus empleados a la filiación.

Son tiempos electorales y es tiempo de hacer  creer que se rompen récords en todo. Hay que armar una fantasía alrededor de la actual administración para poder seguir conservando el poder y azuzar a los medios para que den esta información no sólo como real sino sin cuestionamientos.

El IMSS en tiempos electorales informa más sobre el empleo que la Secretaríad el Trabajo, esta dependencia se diluye en la mediocridad de sus actividades y de sus titulares, agrado tal que pareciera no existir, y si existe carece de importancia, se ha convertido en un elefante blanco o en un despacho de abogados en favor de los empresarios.

El desempleo es una realidad en México, no existen razones de peso, concretas y lógicas, para pensar que el empleo puede aumentar ene le país, y de ser así de anda sirve tener empleo si los salarios son delos más bajos del mundo.

El Seguro debe dejar la política y dedicarse a ser eficiente en todas y cada una de sus actividades originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *