José García Sánchez: Nada cambió en Cuauhtémoc

Cuando los mexicanos votaron por Fox, desde el primer momento de su mandato esperaron que algo cambiara. Pasaron seis años y nada cambió. Cuando la gente votó por Monreal, los habitantes de la delegación Cuauhtémoc esperaron que algo cambiara y nada cambió. Al contrario, en muchos aspectos estuvo peor su administración que las perredistas.
A pesar de pertenecer a un movimiento con proyectos serios y estudios profundos sobre la realidad el país, al parecer a Monreal le ganó la codicia o la magnitud de la delegación, de tal manera que a la mitad de su mandato, no hay nada nuevo.
Cualquier otro miembro de Morena hubiera hecho mejor papel que Monreal, a quien la delegación se lo terminó comiendo. Zacatecas, de donde fue gobernador, tiene 1’141,000 habitantes. Hay poca movilidad en cuanto a la densidad poblacional; sin embargo, la delegación Cuauhtémoc, si bien tiene 521,348 habitantes, su población fluctuante llega a rayar en cuatro veces más, es decir, dos millones. Y con lo que debe trabajar un delgado es con la población que existe noche y día en ese espacio, no sólo para los habitantes, lo cual crea una gran diferencia de gobierno entre Zacatecas y Cuauhtémoc.
La conversión de la delegación en tianguis se asemeja a presidencias municipales como la de Los Reyes La Paz, donde hasta adentro de las instalaciones del ayuntamiento hay puestos ambulantes. La corrupción nunca se detuvo, al contrario, en algunos rubros creció, incluso de multiplicó.
Sin embargo, el PT, que ahora se presenta como un partido satélite de Morena para no perder, de manera definitiva su registro, anunció que su candidato a la gubernatura de la Ciudad de México será Ricardo Monreal, quien no desaprovechó la oportunidad y agradeció el respaldo del partido.
Hace un par de semanas, la Diputación Permanente de la Asamblea Legislativa aprobó por unanimidad un punto de acuerdo presentado por el Vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la ALDF, Raúl Flores, por el que exhortarán a la Contraloría General de la Ciudad de México a investigar a Ricardo Monreal Ávila, y al personal de estructura de dicha demarcación bajo su cargo, por el posible desvío de recursos públicos de la delegación durante la jornada electoral en el Estado de México el pasado 4 de junio en favor de la candidata de Morena, Delfina Gómez.
Según Monreal y los trabajadores de la delegación las encuestas lo favorecen para ser el candidato de Morena a la gubernatura de la Ciudad de México, sin embargo, la encuesta más reciente de BGC, Beltrán, Juárez y Asociados, Martí Batres Guadarrama, es el favorito entre el electorado para ser el candidato por su partido en los comicios de 2018 para elegir al Jefe de Gobierno capitalino.
Morena encabeza las preferencias de partidos para dirigir los destinos de la Ciudad de México, con el 32 por ciento de la intención del voto, seguido por el PRD con 22 por ciento y el PAN y el PRI, quienes alcanzan el 15 por ciento cada uno.
Es decir, sea quien fuere que compita por la gubernatura de la capital por Morena la ganará. Habrá que definir que su experiencia esté probada en la eficacia de su quehacer, que seguramente no será Monreal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *