José García Sánchez: INE crea desigualdad

José García Sánchez

Los consejeros electorales insisten en desviar la atención de las críticas hacia sus personas por no ser imparciales y favorecer a partidos políticos abiertamente.
Cada día aparece una nueva ocurrencia acerca de la transformación del INE, desde su seno, donde se aparentan cambios en sus actividades para darle un giro diferente a las elecciones de 2018 y poder diferenciarlas de otras. Lo cierto es que el instituto carece de credibilidad. Nunca ha ofrecido la suficiente certeza electoral desde su fundación y ahora su desprestigio ha llegado a límites que cuestionan la veracidad de los resultados electorales, luego de haber dado su anuencia a las turbias elecciones del 4 de junio en el Estado de México.
La falta de aseo electoral del que sin duda son cómplices los once consejeros, los obliga a inventar medidas que nada tienen que ver con sus atribuciones originales. Ni siquiera fortalecen la democracia sino todo lo contrario, como lo ejemplifica la nueva ocurrencia que los consejeros quieren adoptar como salvavidas para segur medrando del presupuesto y seguir formando parte de la burocracia dorada.
El INE aprobó, por unanimidad, lineamientos generales donde se hacen recomendaciones a los noticiarios sobre la información y difusión de actividades de precampaña y campaña de los partidos políticos y las candidaturas independientes del proceso electoral federal 2017-2018.
En un sexenio donde los periodistas son un auténtico estorbo para el poder, ahora el INE, el garante de la democracia mexicana, se convierte en un mecanismo más de restricción para la libertad de expresión. En un campo de batalla adicional a los muchos frentes que el periodismo mexicanos debe enfrentar.
El INE nunca antes se preocupó por dar información elemental de su funcionamiento a los comunicadores, ahora, a pesar de que en estos años se le ofreció más secrecía que información a los medios, se quiere restringir su ejercicio profesional.
El Consejo General del INE aclaró que el objetivo es exhortar a los medios de comunicación a sumarse a la construcción de un marco de competencia electoral transparente y equitativa, que propicie elecciones sin descalificación ni discordia y que permitan llevar a la ciudadanía la información necesaria para la emisión de un voto razonado e informado.
Los intereses de poder, empezando por los partidos políticos y sus cuotas de poder son los factores que con la complicidad de los consejeros electorales crean el desequilibrio electoral y propician la falta de certeza y credibilidad del INE.
Los intereses crean complicidades y las cúpulas de los partidos y los consejeros electorales crean su propio blindaje de críticas con decisiones tales como la aprobación desproporcionada del financiamiento público para partidos y candidatos independientes en 2018 por un monto de 6 mil 788 millones de pesos, el más alto en la historia.
Por unanimidad, en la sesión extraordinaria de este viernes del Consejo General del INE se autorizó dicho monto en medio de un debate entre representantes de partidos y consejeros electorales sobre la necesidad de fortalecer los mecanismos que eviten el financiamiento privado y el dinero ilícito en las campañas del próximo año.
Lorenzo Córdova, aclaró que “no es una determinación arbitraria”, sino “la aplicación de una fórmula de cálculo de la bolsa de dinero público que se ha pactado, que ha generado un consenso político y que se ha plasmado en la Constitución”.
Esto en un país donde más de la mitad de la población vive en la pobreza, echa por tierra cualquier afirmación de que existe la democracia. Y el órgano encargado de fortalecerla, es el que crea los mayores desequilibrios no sólo entre partidos sino en la sociedad misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *