José García Sánchez: El Burro Bronco

José García Sánchez

Uno de los muchos problemas que surgen a la hora de bajar a un gobernador del cerro a tamborazos es que la cultura, una de las expresiones de la política, pero sobre todo de la democracia, no se le da por nada del mundo.
El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, pareciera haberse dado a la tarea de desprestigiar a los candidatos independientes en las contiendas electorales al cerrar la única estación de radio en la entidad que transmitía música no popular, para convertir esa frecuencia en su propio vocero, al mismo tiempo que evitará pagar a la radio comercial convenios para colocar contenidos oficiales, por tratarse de una frecuencia dedicada a la cultura. Es decir, usurpa un espacio concesionado para promocionarse, seguramente quiere ser Presidente, pero en los políticos silvestres las ilusiones suelen convertirse sólo en fantasías.
Como si no tuviéramos suficiente mal gusto en los políticos actuales, recordemos aquel regalo que le hizo Margarita Zavala a su esposo en su cumpleaños: un disco de Los Bukis, hace un par de semanas, nada menos que el secretario de educación, Aurelio Nuño promovió a varios grupos populares con los que agasajó a los profesores que aceptaron la evaluación que implica la reforma educativa.
Entre los grupos que presentó el maestro de ceremonias Aurelio Nuño fueron OV7, Fey, Aleks Syntek, Caló, JNS, Erick Rubín, Litzy y The Sacados, entre otros más o menos del mismo nivel.
Recordemos aquellos conciertos a los que asistió el presidente con su esposa en la ciudad de México, de Ana Gabriel, donde lo abuchearon y otro en la ciudad de Guadalajara, de Alejandro Fernández. Definitivamente no son los tiempos de los políticos cultos, aunque debería ser una obligación serlo.
Ahora el bronco, desplaza un espacio cultural para encaminarse a la candidatura independiente a la presidencia de la República como si hubiera gobernador su estado.
Recordemos que el bronco ni siquiera es respetuoso de la más elemental regla del Estado laico, al decir caundo cumplió dos años de gobierno:
“Cuando yo decidí ser independiente, fui a ver al Cristo de mi pueblo (García), y le dije: ‘échame la mano, no seas gacho’.
Por si fuera poco ahora Jaime Rodríguez Calderón, reconoció que utilizará la recién creada estación Radio Libertad, para difundir las actividades del gobierno del estado: “Habrá propaganda, no política, pero sí gubernamental. Nada más del gobierno. El mismo Radio Gobierno pasa spots de los partidos políticos. Opus también porque por obligación lo tenemos qué hacer. Pero no vamos a distorsionar el tema de la comunicación”.
“Es una decisión mía. Me faculta la Constitución. Yo decidí empezar a hacer los cambios en Radio Gobierno, porque se requiere que la sociedad se entere, a través de la institución del gobierno. Los programas en los medios de comunicación son demasiado caros”.
Es decir, ya no habrá siquiera boletines para los medios electrónicos porque lo utilizan para criticarlo, de esta manera la decisión de cancelar la estación cultural e implica un grave limitante a la libertad de expresión.
Pero no se limita a coartar la libertad de expresión sino que regresa al esclavismo al decirle alos “locutores que han manifestado su inconformidad por el cambio de Opus a AM, el mandatario dijo que deben estar del lado de su empleador, que es el gobierno del Estado, como una manera de manifestar respeto a su fuente de trabajo”.
Es decir, agradezcan que tienen trabajo, aunque sea de esclavos incondicionales a los caprichos de un ignorante de tiempo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *