Isidoro Yescas: Reformar los Usos y Costumbres

En un reciente foro convocado por Plataforma Oaxaca Solidario para pasar revista al estado actual de los usos y costumbres (electorales) en la entidad, el abogado y exsubsecretario de la Secretaría de Asuntos Indígenas, Hugo Aguilar Ortíz, y el presidente del Tribunal Estatal Electoral, Raymundo López Vásquez, coincidieron en señalar como causas de la creciente conflictividad que se viene registrando en las elecciones municipales por usos y costumbres (sistemas normativos internos o indígenas) la abierta ingerencia de activistas, asesores y dirigentes de partidos políticos en estos procesos y la inequitativa distribución de los recursos económicos de las cabeceras hacia las agencias.

Coincidieron también en colocar como el centro de las disputas el manejo de los recursos de un conjunto significativo de municipios que anualmente reciben millonarios recursos de los ramos 28 y 33 y por otros conceptos.

En este sentido Hugo Aguilar refirió cómo a partir de que en este bloque de municipios con fuerte capacidad financiera se agudizaron las disputas internas (opino que alentadas en buena medida por caciques, partidos políticos y por funcionarios del gobierno del estado) se generó un deterioro conceptual de los usos y costumbres, entendido como una vocación de servicio comunitario,para transformarse en un mecanismo de movilidad económica o como un factor de poder político.

En opinión de Aguilar y López Vásquez otros elementos que han detonado los conflictos tienen relación con la universalidad del voto en una doble vertiente: por un lado, la obligatoriedad que ahora se observa para que todos los ciudadanos de un municipio (agencias, rancherías, grupos de avecindados) y no solamente los que residen en la cabecera, puede votar y ser votados para ocupar un cargo en los ayuntamientos; y, por el otro, la obligación para que , además de participar en las asambleas o emitir su voto , las mujeres puedan ocupar cargos municipales .

Sobre esto último Aguilar precisó que la paridad de género que en el sistema de partidos políticos se debe aplicar tabla rasa ,el caso de los municipios de usos y costumbres ya existen criterios jurisdiccionales para que ésta disposición no sea obligatoria sino solamente un referente para incorporar gradualmente a la mujeres a los ayuntamientos.

En opinión del presidente del TEE, frente al incremento de los conflictos municipales hace falta, además de una mediación eficaz de la autoridad electoral y mucha voluntad de diálogo de los actores, contar con mayores herramientas legales pues hasta ahora el principal instrumento de impugnación que suele presentarse para dirimir este tipo de controversias es el Juicio para la Protección de los Derechos Políticos del Ciudadano.

Al juzgarlo como insuficiente, López Vásquez propuso que tanto a nivel federal como para el estado de Oaxaca se promuevan nuevos medios de impugnación con dedicatoria para los 417 municipios que se rigen por sistemas normativos .

Pero hace falta también que para el próximo año, antes que la LXIII legislatura local debata y, en su caso, apruebe la nueva legislación electoral de Oaxaca, tanto en lo que corresponde al sistema de partidos como al de sistemas normativos internos, se abra un proceso de consulta a los pueblos indígenas con la participación de legisladores, autoridades electorales y académicos para que nuestra entidad pueda contar con un cuerpo normativo de avanzada que incluya instrumentos de mediación e impugnación mas expeditos y eficaces a los ahora vigentes.

La gobernabilidad de Oaxaca transita por este tipo de municipios y lo peor que le viene pasando a los que en forma recurrente se conflictúan (y en donde sospechosamente casi siempre asoma la mano negra de un dirigente o asesor partidista) es que pueblos y comunidades se dividan y confronten para que finalmente los beneficiarios resulten ser los rapaces administradores municipales.

A estas alturas ya es hora también que desde el IEEPCO se trabaje a conciencia en un nuevo Catálogo de Municipios de Usos y Costumbres que clasifique y reclasifique a aquellos que por un buen tiempo se denominaron “de transición”, pero que hoy en día ya prácticamente son municipios arraigados en las buenas y malas prácticas partidistas. Aunque en forma inercial se siguen reconociendo como pertenecientes al régimen de sistemas normativos internos, en la realidad ya debieran transitar al régimen de partidos para acabar con las simulaciones y los cacicazgos.

No es un tema menor, entonces, revisar y reformar lo que funciona y ya no funciona en este sistema pues ya llevamos poco mas de dos décadas desde que se generó la primera legislación local en la materia.

Y los cambios ya son necesarios para el bien de nuestros pueblos y la gobernabilidad de Oaxaca.

Twitter: @YescasIsidoro

Correo: Isidoro.yescas@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *