Isidoro Yescas: Reforma Electoral, primera llamada

El proceso electoral federal aún no se inicia pero tal pareciera que la formalidad legal poco importa ante el intenso activismo que ya llevan a cabo un buen número de legisladores federales y locales de todos los partidos políticos y algunos presidentes municipales (incluyendo al de la ciudad capital) para, o apostar a la reelección, o bien jugar con opciones distintas al cargo de representación popular que ahora ostentan.
Si bien es cierto que las reglas y tiempos de la contienda federal están ya definidas legalmente, no ocurre lo mismo con la contienda local en donde, como se sabe, es necesario que el Congreso local entre al fondo del asunto para que Oaxaca pueda contar para el próximo proceso electoral para elegir diputados locales y concejales con una Ley Electoral, armonizada con la federal y ajustada a la realidad político-electoral de la entidad, sobre todo en lo que hace a los sistemas normativos internos.
Algunos temas que seguramente deben ser motivo de una amplia revisión y debate, y no solamente entre legisladores sino entre dirigentes partidistas y otros sectores sociales, son los que ya el PRD y el PRI han impulsado como iniciativas de ley en la LXIII legislatura. Nos referimos a la segunda vuelta electoral, propuesta por el coordinador de la bancada del PRD, Carol Antonio Altamirano,y que a nivel nacional también viene impulsando el PRI, y la iniciativa presentada por toda la fracción del PRI para eliminar – no reducir como lo propone el mismo partido a nivel nacional- las diputaciones plurinominales.
Pero, sin duda, existen otros temas igualmente importantes, como la ruta que deberá seguirse para instrumentar la reelección de diputados y concejales; el umbral mínimo para el otorgamiento del registro a los partidos políticos locales y la delimitación de atribuciones del INE en lo que hace a la organización de las elecciones partidistas.
Sin embargo, no debe olvidarse que el sistema electoral oaxaqueño combina el sistema de partidos (153 municipios) con los sistemas normativos internos, más conocidos como de usos y costumbres (417 municipios) por lo que habrá que valorar hasta donde el nuevo calendario electoral , y las nuevas condiciones político-sociales de la entidad,permitirían someter a una profunda revisión la organización de las elecciones comunitarias o, en su caso, transitar el próximo proceso electoral solo con los cambios que resulten necesarios para asegurar mayor certeza jurídica, autonomía y gobernabilidad a los municipios que eligen a sus autoridades fuera de las normas establecidas para los partidos políticos.
Los tiempos legales y políticos para que la LXIII legislatura aborde de manera integral la próxima reforma corren prácticamente al mismo ritmo que los tiempos políticos de quienes ya desde ahora aspiran a un cargo de elección popular.
De ahí la importancia de empezar a abrir la compuerta legislativa para que antes de que concluya el primer período ordinario de sesiones, y se inicie formalmente el proceso electoral local, se sienten las bases para que Oaxaca pueda contar a mas tardar para el mes de mayo con una Ley Electoral consensada con el mayor número de actores políticos y sociales.
Twitter: @YescasIsidoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *