Continúa suspendido sacerdote Manuel Arias, reitera Arzobispo

El sacerdote católico Manuel Mario Arias Montes, quien denunció a un grupo de 10 religiosos, entre ellos, al procesado Gerardo Silvestre Hernández, acusado de violar a niños indígenas, continúa suspendido de su ministerio y sin parroquia, para que arregle sus “problemas personales”.

Durante su conferencia dominical en la Catedral Metropolitana, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello aseguró que una vez que supo que Arias Montes tenía problemas con su pareja, con quien proceso dos hijos, le tocó “aplicar la ley”.
“No pude ejercer nada, ya la iglesia tiene procesos para seguir internamente el asunto, pero es aparte de la ley civil”.
La semana pasada, Alma Delia Gómez Soto, quien asegura fue pareja de Arias Montes desde los 16 años y con quien procreó dos hijos que hoy tienen 16 y 21 años, denunció al religioso por violencia intrafamiliar y solicitó una pensión alimenticia como la custodia del menor.
Arias Montes, quien rechaza los cargos, pero reconoce la relación de pareja con Gómez Soto, advirtió de amenazas de muerte y presuntos atentados contra su vida, luego de denunciar la protección de Chávez Botello al sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, acusado de pederastia.
Desde finales del 2013, Silvestre Hernández se encuentra recluido en el Centro de Reinserción Social número 12, en el municipio de Tlaxiaco, a la espera de la sentencia penal.
El Arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, Chávez Botello reconoció que existen algunos casos en Oaxaca donde sacerdotes católicos tienen familia, pero lo mantienen oculto.
Dijo que algunos antes de ser sacerdotes ya tenían hijos, incluso en algunos casos no sabían de su paternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *