Armando Reyes: El discurso de López Obrador

top-11

En la presentación de su más reciente libro, titulado “2018: la salida, decadencia y renacimiento de México”, Andrés Manuel López Obrador pronunció un discurso que representa un primer paso para su campaña electoral adelantada. Aunque para muchos pasaron desapercibidas sus palabras, conviene revisar su oferta a los electores, porque el tabasqueño está mostrando desde ahora sus cartas para competir en la elección presidencial del año entrante.
Propuestas
López Obrador está en campaña. La presentación de su último libro le ha dado la oportunidad de fijar un tema que, con toda seguridad, será del interés de los votantes: la corrupción.
En la presentación que se llevó a cabo el pasado 30 de enero, el también presidente de Morena aseguró que “la corrupción no está abajo, está arriba. Vamos a barrerla como en las escaleras: de arriba para abajo”, con lo que se prevé que este tema tendrá un lugar importante en la agenda de los candidatos presidenciales.
Pero, adicionalmente, hizo algunas promesas propias de un candidato en campaña como que, si gana, no habrá más impuestos, ni más deuda, ni políticos que se enriquezcan. Claro está que la fecha que puso para abatir la corrupción es 2024, además de asegurar que esto se basa en una obra literaria, su libro, para librarse de acusaciones de que lo en realidad realizó fue un acto de campaña adelantada, muy adelantada.
Pero librando la restricción legal, hay que observar el ángulo de las propuestas que está haciendo el tabasqueño. Acabar con la corrupción es el sueño de miles de ciudadanos, quienes además agradecerían que los impuestos se redujeran, además de acabar con la deuda.
Estos temas podrían ser los que lo mantengan en los primeros lugares de las encuestas de aquí a que inicie la campaña presidencial, además de definirlo como el candidato a vencer en la contienda por el voto.
Además, hay que considerar que también hizo una convocatoria a un Acuerdo Nacional para hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno. En un país en los que los escándalos de corrupción han definido elecciones, como vimos el año pasado con varias gubernaturas, las palabras de López Obrador pueden convertirse en un poderoso imán para los electores que buscan un cambio y desean mostrar su inconformidad en contra de la actual clase política.
También el discurso de López Obrador guarda coincidencias con algunas propuestas hechas por personajes como Carlos Slim, quien también ha pedido fortalecer el mercado interno y la sustitución de importaciones.
Que esto se traduzca en una victoria inevitable, es algo que no se puede prever, pues la campaña electoral es un espacio en el que todo pueda suceder. Pero el también presidente de Morena tiene un as bajo la manga, ya que es mencionado como objetivo de una campaña en su contra, algo que también le puede atraer las simpatías de un sector de la ciudadanía.
Las columnas de Salvador García Soto aparecidas la última semana de enero en El Universal, dan cuenta de un pacto entre el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, y Enrique Peña Nieto para las elecciones del Estado de México y la Presidencial de 2018, con la meta de cerrarle el paso a López Obrador, tema que ya ha aparecido en redes sociales a manera de muestra de que no se quiere que este último llegue a la presidencia.
Asimismo, este asunto le ha dado más atención al aspirante de Morena, por lo que no sería raro que en las encuestas que se hagan en febrero se mantenga en los primeros lugares, al igual que esto reforzará su discurso para atraer a más votantes.
Adicionalmente, cabe recordar que López Obrador fue de los primeros en salir a dar un mensaje luego de la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, además de recalcar en su discurso elementos nacionalistas, mismos que han sido revividos por las acciones del mandatario estadunidense.
Es por lo anterior, que varios analistas aseguran que la victoria del republicano le ha dado un impulso a la carrera del aspirante de Morena, a grado tal que hay quien espera su triunfo en las urnas, pues también hay que considerar que el entorno económico del país es propicio para un candidato de oposición.
Así, se puede afirmar que los astros se han alineado a favor de López Obrador. Si la tercera participación como candidato presidencial del tabasqueño será la definitiva, dependerá de lo que haga de ahora en adelante, pues sus adversarios se han equivocado en distintas ocasiones al tratar de detenerlo, pues si algo lo ha afectado y restado votos han sido los errores que ha cometido.
Al menos, hay que seguirle la pista al dirigente de Morena, pues se trata del aspirante que está fijando la agenda y el camino para la campaña presidencial.
Del tintero
Otro elemento que juega a favor de López Obrador es el activismo de sus seguidores en redes sociales. Se trata de un espacio en el que abundan los partidarios de su candidatura, que tienen una estrategia clara y que logran generar hashtags, así como armar campañas a su favor.
@AReyesVigueras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *