Apuestan por la guerra civil por José García Sánchez

Pareciera que el FMI abrió una convocatoria para premiar a quien convenza al gobierno federal de solicitar un crédito. Por lo menos una comisión. En realidad hay un préstamo abierto del que no se ha echado mano; sin embargo, el echo de solicitar un préstamo al exterior se convertiría en una derrota política para la actual administración pública.

Así, las derrotas que pululan en la imaginación de los adversarios de la actual administración pública cuenta con su muy propia interpretación de la realidad, como es la que señala, con espada flamígeras la división entre los mexicanos al afirmar que quienes están contra lo que dijo el locutor Javier Alatorre es defender a la 4T. La costumbre impuesta por los conservadores es ver todo en blanco y negro, así la añeja consigna tradicionalista de pensar que quien no está contigo es tu enemigo, da una visión distorsionada de la vida cotidiana y más aún de la política.
Lo peligroso del asunto en este caso en particular es que la falta de cultura del señor de TV Azteca haca aparecer su convocatoria a un llamado a la desobediencia civil, arma elemental y primer paso para una división social mayor que la que intentan provocar la mayoría los medios de información en México.

La desobediencia civil tiene orígenes muy antiguos, y queremos pensar que la ignorancia que caracteriza a Alatorre, no venga a conocer el hecho de que es el paso elemental de la respuesta social a un cambio de gobierno, que fue nombrado como tal por Étienne de La Boétie, en su libro, “Discurso sobre la Servidumbre Voluntaria”, idea que retoma Henry David Thoreau en un libro clásico, que no deja de tener reimpresiones, “Desobediencia civil y otros escritos”, publicado por primera vez en 1849, es decir hace más de 170 años. Texto que toda persona que se dedica a comentar la política debe conocer, de tal suerte que si lo conoce Alatorre su intención iba más allá de la mera descalificación.

Ahora, si no lo conoce, es que no está capacitado para hablar de política como viene haciéndolo desde hace años. Incluso, entrevistó a Andrés Manuel López Obrador, en su casa, y ahora ante la falta de estímulos directos del erario a su trabajo, revierte la postura y descalifica, llamando a la desobediencia civil.

El micrófono es una responsabilidad que requiere de conocimiento y sentido común, de profesionalismo y ética.
Muy grave la irresponsabilidad de Alatorre frente al micrófono. Este exige de calidad humana y de conocimiento y a parecer ese hombre no las conoce.
Hubo un llamado de atención de la sebo a la televisora, pero lo que se busca en primera instancia es que haya una sanción real al que el resto de los medios tradicionales levante la voz y agua tribunales y reflectores internacionales para decir que en México no se respeta la libertad de expresión, primer paso para descalificar de amena mundial al actual régimen y sobre todo, la primera condición para el descarrilamiento de la 4T.
Lo que esperan los conservadores, nostálgicos de los beneficios del pasado, que nunca merecieron.

josangasa@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *