Ahora, toque de queda por José García

Ahora los panistas dan la nota un día sí y el otro también. Afilian a cada personaje que pareciera no estudió ni la primaria y en lugar de sensibilidad política tienen un rencor acumulado que arremete contra su propia población.

El gobernador panista, que insisten los panistas en tener como ejemplo a seguir, se comportó como un verdadero dictador al imponer toque de queda en toda la entidad. Dijo lamentar que los ciudadanos no tomaran en serio la pandemia por lo que prohíbe que la gente salga a la calle después de las 23:00 horas y hasta la 5:30 horas, o se harían acreedores a una multa por 180 mil pesos.

Echando por tierra la libertad constitucional de los mexicanos de transitar a la hora que quiera cuando quiera. Los índices de contagio en Yucatán no son tan altos, lo que sí es muy baja es la capacidad de convocatoria del gobernador de la entidad, Mauricio Vila Vidal, cuya simpatía comienza a bajar considerablemente.

Los yucatecos afirman que esto significa hundir económicamente la entidad. Y, por si fuera poco, los hospitales yucatecos están otra vez al punto del colapso, gente esperando cama y médicos y enfermeras muriendo contagiados.

Si hubiera una estrategia inteligente en el estado, la realidad de Yucatán no sería la que existe, si hubiera una coordinación de salud adecuada, pero el gobernador se concentró en las elecciones y gastó mucho dinero en su promoción personal. Se creyó que era el mejor gobernador del país y ahora quiere ser presidente de la República.

Otro panista sacado de no sabemos dónde, diputado local y coordinador de la bancada, Javier Estrada Cárdenas, fue exhibido en un audio en el que asegura que el dinero público se lo puede gastar hasta en “putas”. Mostrando su honestidad, decencia y buenas costumbres panistas.

Siguiendo con Yucatán, donde los panistas aseguran ser un ejemplo a seguir, el diputado Víctor Merari Sánchez Roca, cuyos familiares cercanos poseen tres empresas de seguridad proveedoras de gobiernos municipales y adjudicados de manera directa están en la mira de las autoridades.

Una de esas empresas fue creada cuando Sánchez Roca era regidor y otra surge un año más tarde cuando era diputado.

En la primera aparece su chofer como el gerente general y representante legal, y en la segunda uno de sus tíos es el administrador único y de nuevo aparece el chofer como accionista.

Por si esto fuera poco la falta de cuadros en el PAN le obliga a recoger la basura de otros partidos, como es el caso del ex perredista Fernando Belauzarán, impresentable y poco estable no sólo ideológicamente sino emocionalmente y ahora lo escoge como su gran candidato local de la CDMX al Distrito 15, de Azcapotzalco. Luego de que nada le dieron los partidos ene alianza, desesperado por el fuero acude al PAN en lo local para tratar de figurar como legislador de la capital del país.

El PAN muestra una vez más su miseria en la militancia y su falta de estrategia en la dirigencia. Se pasaron dos años criticando y se olvidaron del resto de sus tareas, ahora sufren las consecuencias de tener cuadros deficientes y de pena ajena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *