Imagínese que usted no supiera leer ni escribir por Arturo Fajardo

Fíjese qué interesantes son la lectura y la escritura.

En la historia de la humanidad se ha registrado que todos los seres humanos hablan y desde pequeñitos comienzan a intentarlo. Es decir, existe un intento natural por hablar, primero a través de balbuceos, luego a través de articular palabras simples como agua, mamá, papá. No es de extrañarse que un niño de cualquier parte del mundo hable…pero ¿Qué cree? No existe un intento natural en el ser humano por escribir y por leer.

Hablar forma parte de nuestra naturaleza evolutiva, leer y escribir no.

Sin embargo, sí existe la necesidad de transmitir el conocimiento. La narración oral es lo más fácil, pero cuando desaparece el que sabe, el conocimiento desaparece también.

No se sabe a ciencia cierta cómo, pero sí se sabe que el hombre en algún momento del tiempo inventó la escritura, con ella la lectura y más tarde la escritura fonética, esa que usted y yo usamos donde cada símbolo escrito equivale a un sonido.

Hay otros tipos de escritura, la ideográfica, por ejemplo, donde un símbolo equivale a una idea.

¿Se imagina usted el esfuerzo monumental que significa el reto de aprender a leer? ¿La energía que va a gastarse? Nuestro cerebro tiene que reconfigurarse para aprender algo que no está implantado en nuestra naturaleza, en nuestros códigos genéticos.

Ya le dije que hablar sí lo está, por eso hay tantísimos lenguajes. Y es todavía más fascinante pensar que el cerebro va a reconfigurarse de una u otra forma después de aprender a leer y a escribir.

¿Pero sabe que es más difícil todavía?, enseñar a leer y escribir, no aprender, sino enseñar. Hacer que un pequeño adopte una serie de códigos visuales que representan un sonido y unir muchos de esos códigos-visuales-audibles para darle un significado entendible para todos.

¡Uf! eso es una proeza de la mente humana, de ambas mentes, de la mente que enseña y de la mente que aprende. ¿Lo había pensado antes? La culebrita sonará a ese, la O redonda suena OOOO y si las combinas OS y si agregas otra bolita, OSO. Y Oso representa a un animalote con garras. Ya después vendrá la clasificación de todos los tipos de osos del mundo.

Déjeme decirle que muchos lenguajes antiguos han muerto y siguen muriendo porque, aunque haya habido miles de hablantes que hablaron esa lengua por muchos siglos, no hubo la escritura que prolongara en piedra, barro, pergamino, cuero o papel los pensamientos de esos pueblos.

De ahí la importancia de la primaria y en especial del primero de primaria, cuyo diseño está hecho para que miles de niños aprendan ese primer paso trascendente de la vida. Aunque hay niños que desde preescolar aprenden a leer y escribir.

Ese niño o niña después del primer año no volverá a ser el mismo ¿Se da cuenta? Se enseña no solo para hacer que la lengua perdure, sino para que a través de esta herramienta usted y yo podamos leer lo que dejaron escrito los que vivieron antes que nosotros, para que podamos absorber el conocimiento de los que nos antecedieron, en eso consiste el principio de la sabiduría, en saber. Y, aunque hay muchos medios para saber, el libro sigue siendo el rey de este proceso, aunque haya videos, audios y muchas otras formas más. ¿Ya lo había pensado?

Ahora imagínese usted a la edad de cinco o seis años en su primer año de primaria. O a la edad que haya ido, no importa. ¿Se acuerda? Ahora piense en su maestra o maestro, visualice su cara.

¿Ya? Ahora diga simplemente GRACIAS. Ese fue el maestro más importante de su vida, el más trascendente, el que más cambios hizo en su cerebro.

Ya que andamos imaginando cosas, imagínese que usted no supiera leer ni escribir, ¿Puede siquiera imaginarlo?

Por cierto, a mí, fue mi hermana quien jugando conmigo me enseñó a leer y ya en primaria la maestra Mimí de Valladolid Yucatán fue quien culminó el proceso. Gracias a ambas.

San Andrés Huayapam, Oax. A 15 de mayo del 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *