Todo periodista ayuda a revolucionar el mundo por Francisco Zúñiga Esquivel

Lo primero que aprendí al llegar al mundo formal del periodismo, es que los periodistas trabajan cuando todos descansan.

Con el tiempo aprendería que también van a esos lugares de dónde todos huyen, que se puede ser corresponsal de guerra sin salir de tu ciudad, que es tan matada como cualquier otra profesión, pero tan apasionante que infinidad de personas intentan abrazarla y salen abrasados en el intento.

Ser Periodista no es algo de juego, ni en México ni en otras partes del mundo. Según la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, en los últimos quince años se han registrado 139 homicidios y 22 desapariciones de miembros de la prensa en el país. Más los no registrados, y el sinnúmero de agresiones de todo tipo.

Eso no inhibe al periodista, que todos los días sale a buscar la noticia que cambie el mundo, aún a costa de su integridad.

Hoy, 4 de enero, es Día del Periodista en México. Se instituyó en memoria de Manuel Caballero, periodista y escritor, quien murió el 4 de enero de 1926 en la Ciudad de México. Nació en Tequila, Jalisco, en 1849, y revolucionó su gremio en el país en la época del Porfiriato, considerado el padre del arte de reportear.

Su labor periodística a finales del siglo XIX se enfocó en la crítica política y económica. En sus textos reflejó su espíritu liberal defendiendo el federalismo, la soberanía popular y la no intervención eclesiástica en asuntos de estado, Su obra proliferó durante los gobiernos de Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz.

Todo periodista ayuda a revolucionar el mundo, mientras se convierta en la voz de los que no tienen voz.

Francisco Zúñiga Esquivel es uno de los más prestigiados reporteros en el Estado de Nuevo León, es maestro en la Universidad Autónoma de Nuevo León y también Presidente de la Asociación de Periodistas de Nuevo León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *