Luis Octavio Murat

Mal le fue a Andrés en el tercer debate. Vimos a un candidato fuera de lugar, incómodo con preguntas que se le hicieron sobre desarrollo económico, inversión, gasto social, energía y economía en general.
Cubría su ignorancia con la acostumbrada respuesta: “combatiendo la corrupción y a la mafia del poder”. Flotaba Andrés como en piscina del Spa, jugaba con los tiempos, no se comprometía, no se arriesgaba a cometer un error.
Pero sucedió, que Ricardo Anaya abrió fuego inesperado revelando sospechosas negociaciones de Andrés cuando fue jefe de gobierno del Distrito Federal.
Andrés contrajo las mandíbulas y con furia contenida enseñó los dientes; en efecto, Ricardo Anaya había dado en el blanco al revelar que Andrés adjudicó sin licitación cuatro contratos al ingeniero José María Rioboó para el Proyecto Vial y Estudios de Impacto Ambiental, Urbano y el Proyecto de Vías Rápidas; la Construcción del Segundo Piso del Periférico, Proyectos de Deprimidos de Tacubaya, Observatorio, Constituyentes, Acueducto Lomas y Prado Sur por un total de 218 millones de pesos; mismo contratista que contrató con Marcelo Ebrard cuando ambos fue jefes de gobierno del Distrito Federal.
Las revelaciones de Ricardo Anaya permitieron saber que el ingeniero Jose Maria Rioboó quería hacer el proyecto del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México pero, al no ser favorecido con la licitación descalificó la construcción y convenció al candidato de que el lugar elegido para la edificación del Aeropuerto había sido un error y que lo conducente sería construir dos pistas en la Base Militar de Santa Lucía.
Queda claro la insistencia de Andrés en cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México. Sin embargo, la opinión pública, los medios y la iniciativa privada lo ablandaron.
Estas adjudicaciones millonarias sin licitación han sembrado dudas sobre los negocios de Andrés, los cuales obligan a investigaciones más profundas sobre los trastupijes del cruzado de “honestidad valiente”.
Pero las cosas no quedan ahí, otras más han sido descubiertas que alcanzan a las amistades y correligionarios de Andrés. La última es la de Layla Sansores, senadora que se dio vuelo gastando los dineros del Senado en compras de artículos de maquillaje, tintes, jamones serranos, bacalaos y otros artículos que sorprenden por no ser propios para hacer leyes. ¿que tienen que ver los tintes para el cabello, labiales, jamones, bacalaos y demás para hacer trabajos legislativos? ¡Anda hija con la frivolidad!
Esta conducta de la Sansores ofende a las clases marginadas que conforman ese lamentable 50% de la población que se debate en la miseria en los estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacan, Estado de México y otros más; poblaciones que nunca en su vida podrán respetar y comer leyes con sabores a deliciosos embutidos y bacalaos noruegos “legislados” por la Sansores con cargo a la cuenta pública.
Layla Sansores, apoyada por Andrés para el cargo de alcaldesa seguramente comprará en la Europea y en Victoria Secret tiendas que le quedarán más cerca de la Alcaldía Alvaro Obregón.
Otro dato que preocupa es la insistencia de Andrés en cancelar la Reforma Educativa, terquedad que cautivó a la CNTE porque el sistema educativo vigente retornaría al pasado, es decir, bajo control del magisterio violento de la CNTE y la Sección 22 en Oaxaca que tanto daño causa a la niñez oaxaqueña.
Ahora mismo la CNTE tiene sitiada la capital del estado y tomado por la fuerza centrales de autobuses, parcialmente el aeropuerto y varias carreteras causando enorme daño al comercio, al turismo y a la economía de Oaxaca.
Han llegado al extremo de exigir al gobierno que se les construyan hoteles, se les compren automóviles, que la evaluación sea cancelada y otras barbaridades más.
Finalmente, no podríamos olvidar otras malas compañías como Manuel Bartlett al que se le cayó el sistema electoral para facilitar el triunfo de Carlos Salinas. Tampoco podríamos ignorar a Napoleón Gomez Urrutia que le birló 55 millones de dólares a los mineros y luego se exilió en Canadá haciéndose ciudadano, a fin de burlar la ley mexicana y al que Andrés le otorgó amnistía adelantada nombrándolo candidato plurinominal al Senado.
Nestora Salgado, candidata al Senado por obra y gracia de Andrés, quien enfrenta acusaciones por delincuencia organizada y secuestro. Ella estuvo en la cárcel purgando una sentencia de varios años.
Como olvidar a Rene Bejarano “el señor de las ligas”, a su esposa Dolores Padierna y a Imaz entonces esposo de Claudia Sheinbaum y los saqueos que cometieron desde sus cargos públicos.
Mención especial merece la alianza de Andrés con la maestra Elba Esther Gordillo, su yerno y su nieto que han otorgado todo su apoyo a la causa del cruzado de Macuspana.
Seguramente omitimos a varias personas del amplio abanico de relaciones que Andrés ha tejido durante 40 años de ese grueso “aserrar maderos” de la política, pero que basten los mencionados para dejar claro que el favorito de las encuestas, no de los votos, esta rodeado de malas compañías que intentan gobernar a México los próximos seis años.
Al votar, si nos equivocamos, no valdrán quejas y menos el consabido “se los dije”, tal y como ahora ocurre con Donald Trump en Estados Unidos.

@luis_murat
https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

DEJA UNA RESPUESTA