Hasta en política debe haber valores y principios y esto lo digo porque de muchos meses para acá, políticos de cepa de los diferentes institutos políticos, han preferido irse a otro partido para buscar ser electos o buscar un escaño plurinominal, pero otros solo para mantenerse en el poder, al pensar que donde están ya pronto se acabara la fiesta.

El ciudadano, en su mayoría se siente defraudado, pues en su momento le dio la confianza a equis político, con su voto, por su persona, pero también por el partido del que emana y de la noche a la mañana los de derecha se convierten en implacable valedor de la izquierda y viceversa los de izquierda sin más y con explicaciones tontas y sin fundamento se cambian de camiseta y algo similar pasa con los de centro.

Como personas o como ciudadanos o como políticos debemos tener criterio y principios, ya que como candidato se sale a pedir el voto bajo el patrocinio de un determinado partido salvo que seas un candidato independiente. Ese instituto político de alguna manera te da cobertura bajo sus estatutos, de su dogma de principios y de su esquema de acción, más aparte del dinero que te otorga para la campaña y además, lo que significa en la sociedad dicho partido y por todo eso, se te otorga el voto para triunfar en la elección.

Es una falta de respeto y de sensatez para sí y para la militancia el hecho de abandonar a medio camino el partido político que te sustento, te promociono y te entrego todo lo que representa para que salieras como un candidato ganador y ocuparas un cargo de elección popular tan deseado por muchos y obtenido por pocos.

Un traidor a sus valores y a sus principios, va ser un traidor a los valores y principios de cualquier partido, hoy aquellos que están siendo chapulines políticos al irse de un lado a otro, sin duda en pocos meses o años los volveremos a ver cambiándose de partido, para su conveniencia meramente personal y no de grupo y mucho menos por ideología partidista, porque solamente utilizan cualquier medio que este a su alcance para adueñarse de un determinado cargo y favorecerse del mismo, para después negar a todos aquellos que un día lo emparentaron en su partido y creyeron en él.

Aunque también hay que decirlo, hay quienes se cambian de partido político para buscar la oportunidad de ser candidato, por el registro que es muy necesario tenerlo, y así lograr ganar y servir a sus semejantes, son pocos, pero si los hay, y si lo hacen, es porque también muchas veces el partido que por años han militado no les dan la oportunidad de serlo, dándole la oportunidad a políticos ya quemados o que ya tuvieron su oportunidad y que la ciudadanía no ve bien, en su mayoría; siendo quizá los únicos justificables de haberlo hecho; pero aquellos que solo buscan el poder y vivir del él sin que cumplan con sus obligaciones mínimas de su función, muy probablemente reciban el menosprecio de los gobernados y no ganen.

Hoy muchos políticos están haciendo esta práctica de cambiarse de partido político al creer que en el 2018 seguramente uno de ellos ganara la Presidencia de la República, cuando  en realidad la moneda aún está en el aire, pues a pesar de años de campaña ya hay antecedentes de derrota y la misma cantaleta se ha utilizado y solo se la siguen creyendo sus fieles seguidores y otros más, pero no significa que sean todos los mexicanos y es ahí donde cabe la posibilidad de otra derrota pues nadie puede predecir el futuro y las casas encuestadoras han fallado en elecciones próximas habidas con sus predicciones.

Al final el estar cambiándose de partido solo por buscar el poder sobre el poder se debe considerar como una guasa a la sociedad, que confió en estos con tal de mejorar su calidad de vida pero que solo quieren garantizar no perder todos aquellos privilegios que conceden los cargos de elección popular. Por eso el día de hoy el elector cada vez confía menos en sus representantes y en la clase política en general, que muy posiblemente a esos chapulines no les den el beneficio de la duda y mucho menos su voto. Pero como siempre amigo lector, usted tiene la última palabra al respecto.

DEJA UNA RESPUESTA