Postigo

Anaya sin apoyos

José García Sánchez

Para dejar a un lado los competidores por la candidatura a la Presidencia de la República dentro del PAN, Ricardo naya debió prometer candidaturas plurinominales, a uno de ellos fue al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien en días pasado manifestó su aparente sorpresa al respecto y aceptó la invitación de Por México al frente para encabezar los trabajos de conformación del gobierno de coalición en el país y aseguró que se separará del cargo en los últimos días de febrero.

Mancera dijo además, que si el camino para hacerlo es el Senado, está dispuesto a aceptar siempre que sea una decisión colegiada de las dirigencias de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Como siempre la simulación que exhibe democracia y esconde los dedazos en los partidos políticos no abandonó a Mancera, quien se dijo emocionado por tal postulación y anunció que sostendrá una reunión con los dirigentes del Frente.

Sin embargo, en el proceso de desgaste progresivo al que han sometidos propios y extraños a Anaya, está la sombra de su ex jefe y quien se sintiera traicionado por Ricardo Anaya, al dejar el liderazgo nacional del PAN, Gustavo Madero, quien anunció desde Chihuahua, que impugnará las designaciones plurinominales del PAN por no cumplir con los requisitos para determinar dichas candidaturas, principalmente la de Miguel Ángel Mancera, colocada con calzador.

Gustavo Madero señaló que se impugnará el proceso de integración de la lista de senadores plurinominales por violentar la ley al constreñir tiempos, inhibir celebración de Consejos Estatales, presionar declinaciones, y para rematarla incluir a un jefe de gobierno en funciones en contra de la Constitución.

Lo cierto es que el PAN podría rebatir sus decisiones de cúpula, pero no la de Mancera, quien aseguró que no adelantará su salida para estos días porque está enfocado en las tareas de verificación del sismo de 7.2 que sacudió a la ciudad. Y más valdrá que lo piense porque puede quedarse sin la jefatura de gobierno y sin la postulación del frente hacia el senado.

Así, en los momentos de mayor fragilidad de la campaña de Ricardo Anaya surge la figura de Gustavo Madero para cobrar venganza y desmorona las negociaciones que apuntalaban una candidatura que fue producto de la negociación y no del consenso dentro del PAN.

Ante esta situación, el simple hecho de la impugnación de Madero de las decisiones de Ricardo Anaya sobre los senadores plurinominales desgasta las candidaturas y la figura del abanderado del Frente se desmorona.

La ex dirigente nacional del PAN, Cecilia Romero y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, asegura que al interior del PAN hay un descontento legítimo por las decisiones de cinco personas que crear el rechazo de la mayoría de los panistas.

Con estas impugnaciones los postulados por el PAN que se hicieron a un lado para dejar el paso libre a Anaya, se quedarán afuera o, por lo menos, con una candidatura en entredicho, que puede hacerles perder mucho de lo que consideraban seguro.

Uno de los convencidos por Anaya para que no le estorbara, Santiago Creel, debió opinar al respecto y lo único que pudo arrojar su lógica respecto a la designación de senadurías plurinominales fue que se trata de un proceso inédito, como si lo que se vive ahora fuera diferente en la cúpula panista.

La campaña de Anaya, sigue siendo blanco de los panistas, quienes ahora quieren cobrarle todas juntas al candidatos a la Presidencia de la República por un frente que se deshizo ya en varios estados del país.

DEJA UNA RESPUESTA