La dirigente estatal de MORENA, Nancy Ortíz desmintió la incorporación de Jorge Franco Vargas, exsecretario general de gobierno en la administración del gobernador priísta Ulises Ruiz Ortiz, a ese instituto político.

En un texto, la representante estatal que su partido político “no será refugio para quienes tienen las manos manchadas de sangre” y subrayó que aún está pendiente la aplicación de la justicia por los hechos violentos del 2006.

El pasado 14 de junio del 2006, el gobernador Ulises Ruíz Ortíz autorizó el uso de la fuerza pública a su secretario general de gobierno, Jorge Franco Vargas, para desalojar de cientos de maestros disidentes de la Sección 22 del SNTE, lo que provocó un enfrentamiento entre ambas partes y el inicio de protestas en varias regiones del estado.

A partir de ese momento, el conflicto magisterial-popular que inició un mes antes -con un plantón de más de 60 mil maestros en el zócalo de Oaxaca, para pedir mejorar la calidad de las escuelas, mantenimiento a las escuelas en zonas rurales y exigían justicia-, derivó en una de las mayores crisis sociales de la historia local.

A continuación reproducimos el texto de la dirigente estatal de MORENA, Nancy Ortiz:

Ante el indudable ascenso de Morena a nivel nacional y más aún en Oaxaca se implementa una campaña de desprestigio desde los sótanos del poder, que buscan desprestigiarla.
Para ello se utilizan a algunos medios de comunicación, redes sociales, así como a periodistas vinculados con el gobernador Alejando Murat Hinojosa.
Como parte de dicha campaña se ha difundido de manera soterrada primero y abierta después, que como presidenta de Morena en Oaxaca avalo la incorporación de Jorge Franco, a las filas de Morena lo que desmiento categóricamente.
En Oaxaca aún está pendiente se aplique la justicia por las decenas de heridos, encarcelados injustamente y perseguidos pero sobre todo aún no se aplica la justicia a las decenas que fueron asesinados, aún clamamos justicia por los hijos e hijas de los pueblos de Oaxaca que en el 2006 fueron masacrados.
Por lo tanto como presidenta de Morena en Oaxaca, reitero mi compromiso de garantizar que Morena no será refugio para quienes tienen las manos manchadas de sangre; no habrá cabida para quienes diciéndose personas con capital político suficiente para derrotar en todos los frentes a las clase en el poder pretendan con ello expiar sus culpas, borrar sus responsabilidades y permanecer impunes.
Cabe recordar que en el 2006 el pueblo de Oaxaca dio una lección de valentía al salir a las calles a defender sus derechos sin más armas que su dignidad y que con ella hizo frente a los helicópteros de la Marina, a las tanquetas y a los gases lacrimógenos de la Policía Federal y a las bandas de las Caravanas de la Muerte
Por lo anterior y frente a estos hechos reitero mi compromiso de mantener enarbolada la bandera de justicia por los agredidos en el 2006.
Debe quedar claro que ésta campaña levantada en mi contra y en contra de Morena busca contener el derrumbe del actual sistema de opresión del PRI y de las élites gobernantes, lo que resulta innecesario dado el proceso histórico que vivimos, el cual está provocando que quienes aún tienen un mínimo de consciencia estén dispuestos de acabar con el sistema de opresión del que han formado parte y fueron sus artífices, para sumarse al cambio verdadero.
Reitero contundentemente: que el proceso organizativo exitoso de Morena en Oaxaca no requiere de los servicios de los que estando en el poder asumieron el papel de verdugos del pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA