Terremoto en México y las réplicas de corrupción de Peña Nieto

César Morales Niño

 

A más de cuatro meses del terremoto del 7 y 19 de septiembre, las replicas del desastre natural siguen causando víctimas diariamente y no por las replicas de los movimiento telúrico sino por las replicas de corrupción que se dieron desde el momento de atender la desgracia en Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México y Morelos, principalmente.

Imaginemos la reunión de las Secretaría de Gobernación y Desarrollo Territorial y Urbano, Bansefi y los Gobiernos del Estados después de los terremotos, preocupados por como atender a las víctimas y como destinar miles de millones de pesos para la reparación de daños, pero sobretodo ideando como hacer para que la mayor parte de ese dinero se queden en sus manos.

Se instrumentaron diversas formas, desde reportes de daños parciales en donde hubo daños totales, robo descarado de tarjetas a los damnificados –al fin solo se le tiene que poner el garabato de recibido-, venta de concesiones a tiendas de materiales de construcción para canjear los vales por productos para reconstruir las viviendas y el último de todos: la duplicidad de tarjetas, en algunos casos mas de 30 veces, para supuestos afectados o lo que es lo mismo a una misma persona le hicieron más de 30 tarjetas cargadas con dinero público para reparar su vivienda sin que recibiera un solo peso.

Y no fue un solo caso, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores detectó más de tres mil tarjetas duplicadas o más bien dicho multiplicadas, que en total suman un monto de casi 70 millones de pesos que se pagaron de más.

Con esto no queremos decir que los damnificados no necesiten este dinero o que sean suficientes los 120 mil pesos que le dio el gobierno para reconstruir su vivienda o los 15 mil para repararlas sino que lo peor de todo es que se han comprobado casos que muchos de estos beneficiarios ni siquiera les llegó una sola tarjeta.

Y lo peor de todo ahora el gobierno peñista ya no se toma la molestia de acudir a la zona de desastre a levantar el reporte de daños y ensuciarse un poco los zapatos, ahora lo hace vía satelital y con un margen de error de 50 metros, y esta es parte de la justificación de la duplicidad de las tarjetas, acaso Peña piensa, si es que piensa, que todos los habitantes de México construyen sus casas en grandes terrenos como en donde construyó la famosa casa blanca o mejor dicho el monumento a la corrupción de su sexenio, que no sabe que la mayoría de los mexicanos vive en uno, dos o máximo tres cuartos de 4 X 4.

Ahora tenemos decenas de miles de dobles damnificados, por los terremotos y por el robo descarado del dinero para reparar los daños; y unos cuantos funcionarios beneficiados con el dinero destinado para la reconstrucción.

Es tiempo de actuar.

¡Piénsalo, reflexiona y participa!

DEJA UNA RESPUESTA