La Fundación Porrúa anunció el establecimiento de una biblioteca pública en la Escuela Secundaria “Rufino Tamayo”, de la ciudad de Juchitán, Oaxaca, a fin de fortalecer a la comunidad con actividades culturales e impulsar la investigación académica en esa localidad.
Será, por el momento, la única biblioteca activa de la zona, ya que las otras dos cerraron sus puertas al público tras las severas afectaciones ocurridas tras los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado.
De acuerdo con la Fundación, el espacio, que estará localizado en el Barrio Cheguigo, conocido como Santa Cruz, cerca de los márgenes del Río de los Perros en la zona del Istmo de Tehuantepec, es un sitio de muy alto índice de marginalidad y pobreza.
La idea es fortalecer a la comunidad de Juchitán mediante la promoción de actividades recreativas, culturales, artísticas y la revitalización de la lengua zapoteca, así como la reconstrucción del tejido social y las dinámicas sociales en la comunidad por medio de investigación académica en la zona, importante región para la cultura zapoteca del Itsmo.
José Antonio Pérez Porrúa, director general de Grupo Porrúa, señaló la importancia de satisfacer “la necesidad de una biblioteca pública que brinde un espacio de interacción cultural entre la investigación, el fomento a la lectura y la revitalización de nuestras culturas originarias con el objetivo de destacar la importancia de la comunicación humana”.
La biblioteca, a la que se hará una intensa campaña de promoción, estará al servicio de la comunidad en turno matutino y vespertino y contará con personal capacitado para dirigirla y brindar atención a los visitantes.

DEJA UNA RESPUESTA