Isidoro Yescas

Como suele ocurrir en la gran mayoría de los informes de gobierno, indistintamente del partido al que pertenezca el gobernador en turno, la evaluación que éste  realiza sobre su administración generalmente es autocomplaciente , acrítico y, en ocasiones, hasta opaco.

Y desde que los congresos locales son plurales, las fracciones parlamentarias opositoras al partido en el poder también tienen como norma general hacer énfasis en las omisiones, hierros y pendientes del jefe del poder ejecutivo.

Eso ocurrió este 15 de noviembre con la presentación y entrega  al Congreso local del Primer Informe de Gobierno: el gobernador Alejandro Murat prefirió imaginarse a un Oaxaca que avanza y progresa al ritmo que las circunstancias se lo han permitido , olvidarse de los conflictos y sus causas y, todavía, asegurar que el malestar social “quedó atrás”. Omitió también aludir a las presiones y movilizaciones  de la sección 22 del SNTE  y de sus arreglos en lo oscurito con su dirigencia; del desabasto de medicamentos en clínicas y hospitales de la SSA ; de la falta de  comprobación  de 460 millones de pesos en  el Seguro Popular en lo que va de su administración,  así como de la creciente inseguridad y violencia que se vive en las regiones del Istmo, Cuenca, Costa y Valles Centrales.  

Vamos en la ruta correcta, dijo al ponderar “la voluntad de diálogo” de los maestros y los primeros logros de su gobierno ( 71 de 600 compromisos de campaña se estarían cumpliendo) en materia de salud, inversión pública, transparencia y rendición de cuentas, así como en las tareas llevadas a cabo por los gobiernos estatal y federal durante los sismos del mes de septiembre de este año.

Un Plan Estatal de Desarrollo que se entregó en forma tardía y que la LXIII la aprobó, no sin antes realizar un sinfín de observaciones  en cada uno de sus cinco ejes temáticos y transversales , fue el principal referente del jefe del poder ejecutivo para subrayar que se sentía satisfecho por los avances alcanzados al haber generado los cimientos de “una historia de seis años”.

Sin embargo, desde la sede del poder legislativo en  donde el gobernador Alejandro Murat  acudió para entregar la versión impresa de su Primer Informe de Gobierno y en donde, durante la ronda de posicionamientos de las fracciones parlamentarias,  los coordinadores de Morena y del PRD, Irineo Molina y Carol Antonio Altamirano, respectivamente,  reprobaron el desempeño del gobierno muratista negando todo cambio o avance sustancial en los primeros once meses de su administración.

Si bien es cierto que  parte de  los reclamos y cuestionamientos externados por ambos legisladores pudieran resultar aún prematuros si se toma en cuenta que apenas se están evaluando los primeros once meses de gobierno, es también  del dominio público que, hasta ahora,  el gobernador AMH  no ha demostrado  tener un mejor desempeño que su antecesor  en temas tan sensibles como sus relaciones kafkianas con la sección 22 del SNTE;  su tolerancia hacia el  vandalismo de normalistas y grupos violentos aliados  a su gobierno,  y en la obligación legal del poder ejecutivo, y los otros dos poderes, para transparentar y rendir cuentas puntualmente  sobre  el ejercicio de los recursos públicos.

Eso sí, ha sabido aprovechar el reclamo ciudadano contra la megacorrupción del pasado régimen para ajustar cuentas contra algunos exfuncionarios gabinistas y contra sus mismos aliados que han pretendido poner contra la pared a su gobierno.  Y tampoco ha vacilado para reacomodar algunas piezas de su gabinete, demasiado infuncional, en lo general,  para una entidad en donde ha sido  más importante  el dominio del oficio de gobernar  y el conocimiento del  mapa geopolítico de Oaxaca  que las cartas académicas, el amiguismo  o el currículum burocrático.  

El reto ahora será que el 2018 no sea un año que se pierda en acomodos y reacomodos electorales y que, para este y los siguientes años, Oaxaca encuentre finalmente la ruta de su desarrollo y estabilidad institucional.

Twitter: @YescasIsidoro    Faceboock: IsidoroYescas             18-XI-2017.

 

DEJA UNA RESPUESTA