El proyecto de Zona Económica Especial (ZEE) de Salina Cruz, Oaxaca, busca fortalecer la economía social y apoyar los proyectos productivos de la gente, sin afectar el agua de la región ni considerar ningún proyecto minero.
Así lo aclararon funcionarios de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE) durante el primer taller integral sobre la Zona Económica Especial de Salina Cruz.
En este encuentro participaron representantes de la AFDZEE, así como de diversos organismos empresariales, de la Administración Portuaria Integral (API), universidades, del Consejo Ciudadano Salinacrucense, autoridades del gobierno del Estado, legisladores y empresarios.
Los asistentes coincidieron en que debe hacerse un frente común entre el gobierno estatal y municipal, los ciudadanos, los empresarios, para defender el proyecto de la Zona Económica en esta región del sureste mexicano.
“No hay que permitir que se menoscabe el derecho de Salina Cruz, el Istmo y Oaxaca de contar con una ZEE”, de acuerdo con un comunicado de la AFDZEE.
Ante más de 60 asistentes, el presidente del Consejo Ciudadano, Emanuel Toledo, ponderó la serie de experiencias negativas que tienen respecto a las múltiples promesas de desarrollo del Istmo de Tehuantepec, como los viejos sueños de contar con una autopista o un ferrocarril, que coadyuvarían al fortalecimiento de la conectividad de la región.
Los representantes de la AFDZEE precisaron que no hay ninguna intención o proyecto minero en la Zona Económica de Salina Cruz, “esto está preciso en la Ley y Reglamento de las Zonas Económicas Especiales”.
En tanto, los miembros del Consejo Ciudadano manifestaron su preocupación añeja por el abasto del agua; señalaron su inquietud que con la llegada de nuevas empresas a la ZEE se pueda aumentar este problema.
En respuesta, los funcionarios de la AFDZEE señalaron que el desarrollo de la ZEE de Salina Cruz no va contra el agua de la región, al contrario, considera ayudar al fortalecimiento de los recursos hídricos de la zona, cuyo impacto regional es evidente.
Destacaron que los estudios de prefactibilidad sobre el impacto ambiental en las ZEE no son elaborados por el gobierno, sino por técnicos independientes y con prestigio, que cuidan de manera primordial preservar el ambiente y fortalecer los recursos naturales de la zona y sus áreas aledañas.
Indicaron que la otra vertiente es el impacto social, como está muy claro, por ejemplo, el proyecto de la ZEE de Salina Cruz que busca fundamentalmente fortalecer la economía social y apoyar los proyectos productivos de la gente.
Se buscarán sinergias que tengan como base un desarrollo social y ambiental, esto es, nada contra la naturaleza, subrayaron.
Destacaron la importancia del programa de desarrollo de la zona, que considera como uno de sus pivotes el desarrollo de capital humano, y explicaron que el plan incluye programas como el desarrollo de proveeduría local, el apoyo a los empresarios de la región y una política permanente de comunicación.

DEJA UNA RESPUESTA