Ciudad de México.- En San Pablo Macuiltianguis, población de Oaxaca, la gente se ha interesado por su procedencia, su historia, sobre lo que hay una serie de opiniones, mismas que ubican el origen de esa comunidad en varias zonas geográficas y diversos grupos étnicos.
Sin embargo, con el trabajo del Grupo Tagayu’ y algunas investigaciones en lo poco que hay escrito sobre la historia antigua en la región, ya se sabe que se trata de un pueblo sumamente viejo y testimonio de ello son sus hermosas y conservadas pinturas rupestres.
Mucho de eso ha quedado documentado con precisión en el libro bilingüe español-zapoteco “Historia, vivencias y saberes del pueblo de Macuiltianguis, Oaxaca”, del grupo Tagayu’, presentado con detalles en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP).
La tarde de este sábado, en ese espacio museístico enclavado en el corazón de Coyoacán se puso de manifiesto que en el territorio donde actualmente habita esa comunidad, antes se asentaron grupos de nómadas recolectores que dejaron testimonio de su presencia.
Esa huella en la zona se ve en los muros rocosos con una hermosa e impresionante obra pictórica que, lamentablemente, no ha sido estudiada. El Grupo Tagayu’ hace, entonces, un aporte enorme e inicial con su interpretación a la pintura rupestre de Macuiltianguis.
El pueblo tiene seis complejos, entre muros rocosos y cuevas, con pinturas rupestres de colosal importancia. Predomina en ellas la figura humana, la cual tiene rasgos que pareciera que aunque es estática está en movimiento, y se ha estudiado que la técnica utilizada es el delineado.
Sólo en algunos casos, hay pintura roja y pintura negra, pues predomina la pintura blanca, lo que da una característica especial a Macuiltianguis. Con su estudio, el grupo sostiene que esos asentamientos no son tan recientes (450 dC), como se ha asegurado siempre.
Tagayu’ exploró también un testimonio histórico arqueológico de vital trascendencia que tiene ese pueblo. Muchos de sus habitantes no saben de la existencia de tumbas que datan de antes de la llegada de los españoles, lo que confirma la antigüedad de Macuiltianguis.
Antes de 1521, Macuiltianguis ya estaba asentado en los lugares que hoy está ubicado de manera física. Esos testimonios hablan de que quienes se asentaron antes de 1521 en ese territorio ya tenían un culto a la muerte perfectamente elaborado, con ritual y ceremonia.
La investigación detectó dos tipos de tumbas prehispánicas, en cuyas paredes hay notoria similitud: Piedras acomodadas de tal manera que dan la idea de que fueron perfectamente labradas y colocadas una sobre otra, de espectacular arquitectura y gran belleza
En el acto, Aleida Alavez Ruiz (de ascendencia zapoteca), diputada local por Iztapalapa, encargada de la agenda legislativa que está encaminada a las políticas públicas dirigidas a la protección de la infancia, jóvenes, educación y participación ciudadana, resaltó el multiculturalismo de la Ciudad de México.
“En el largo andar de traducir en leyes lo que vivimos, he encontrado gente que asume que somos una sociedad intercultural en la que convivimos migrantes de diversas partes del país y del mundo. Sí, la Ciudad de México alberga comunidades de todo el planeta”, destaco.
Eso llevó a los diputados, añadió Alavez, a hacer una ley prototipo para que esta ciudad fuera reconocida como hospitalaria, donde se les abre la puerta a las personas que llegan sin importar su origen, donde se respeta el libre tránsito y no se criminaliza la migración.

DEJA UNA RESPUESTA