Adolfo Toledo Infazón

Históricamente, Oaxaca ha sido el sitio de un profundo rezago en el desarrollo social a nivel nacional; así lo indican innumerables referentes estadísticos que ubican a nuestro estado en los últimos sitios respecto al desarrollo integral de la población; además que en Oaxaca se encuentran tres de los municipios más pobres de México.
Para ilustrarlo mejor, basta mencionar algunas cifras que proporciona el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), por ejemplo, mientras a nivel nacional el porcentaje de viviendas con paredes de materiales sólidos es del 86.3%, en Oaxaca es del 66.4%; asimismo, mientras el porcentaje de cada cien viviendas que a nivel nacional cuentan con electricidad, agua y drenaje es del 82.5%, en nuestro estado es del 54%. Finalmente, mientras en Oaxaca el porcentaje de viviendas con piso de tierra es del 18.7%, a nivel nacional es del 6.2%.
Lo anterior permite visualizar solo una parte de la gravedad de la situación en el desarrollo social de Oaxaca, sin embargo, más allá de las cifras, la necesidad de mejorar las condiciones de vida en nuestro estado se reflejan día a día en el pulso y sentir ciudadano, que exigen a la administración pública se trascienda del discurso políticamente correcto, e intervenga con acciones concretas y puntuales para revertir ésta lamentable situación.
Por ello, desde los inicios del Gobierno que encabeza Alejandro Murat, se colocó como una de las prioridades incentivar el crecimiento integral y sostenido de Oaxaca, para mejorar las condiciones de vida de la población. La necesidad de hacer frente a los rezagos sociales históricos de nuestro estado, así como a revertir las omisiones de la administración anterior.
De manera que el establecimiento de dos de los cinco ejes de gobierno estén orientados a dichas tareas, se trata de Oaxaca Productivo, que implica potenciar e impulsar el desarrollo del estado en todos los sectores a través del autoempleo, la inversión y los programas de crédito; y de Oaxaca Incluyente, que busca la igualdad de oportunidades que garanticen una mejor calidad de vida sin importar la condición social. Garantizar el acceso a los derechos sociales y la seguridad alimentaria; son las líneas bajo las que se da una respuesta tangible a la necesidad de desarrollo que tiene nuestra entidad.
El pasado 24 de Febrero, el Gobernador Alejandro Murat firmó dos acuerdos de gran relevancia para fortalecer las políticas públicas de desarrollo humano y social en nuestro estado; se trata del acuerdo de colaboración con el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Desarrollo Social para la Instalación de las Mesas de Trabajo de la Estrategia Nacional de Inclusión 2017; asimismo, del convenio de coordinación con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) para apuntalar los planes y acciones con la finalidad de revertir los indicadores de pobreza en Oaxaca. Estas dos acciones abonan notoriamente al trabajo para mejorar las condiciones de vida e igualdad de oportunidades para los Oaxaqueños
Lo anterior es un hecho muy relevante porque no solo refleja el compromiso de la actual administración estatal con la población, sino que además enfatiza la responsabilidad del Gobierno Federal con Oaxaca. Asimismo, confirma que es el trabajo coordinado entre los niveles de gobierno lo que traerá buenos resultados para nuestra entidad; y que solamente el trabajo en equipo será lo que arrojará beneficios definitivos y a largo plazo.
Es claro que el trabajo por delante de la Política Social en Oaxaca es un camino aún muy largo, y sin duda, difícil de recorrer, no obstante, con la participación decidida y comprometida de sociedad y gobierno, las probabilidades de éxito están garantizadas, asumir los retos como la oportunidad para mejorar, porque juntos construimos el cambio.

@AdolfoToledo_
adolfotoledo@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA