El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo volvió a defenderse de sus críticos, luego de rechazar que exista un “desastre económico”, a pesar de dejar una deuda gubernamental de 14 mil millones de pesos, el doble que su antecesor.

Entrevistado durante la inauguración del Centro de Iniciación Musical (CIMO), el primer gobernador de oposición que ganó después de 80 años de administraciones priistas, sostuvo que la deuda por habitante es en menor al promedio nacional.

Precisó que durante la administración del priista Ulises Ruiz Ortiz -que gobernó Oaxaca del 1 de diciembre de 2004 al 30 de noviembre de 2010-, elevó hasta un mil 200 por ciento la deuda pública, al pasar de 800 millones de pesos a siete mil millones de pesos.

Agregó que pagó adeudos por dos mil 500 millones de pesos, que dejó de cubrir la administración de Ruiz Ortiz; solicitó un préstamo para atender el temblor del 2012 y pagó el cien por ciento la polémica obra de Ciudad Administrativa, donde se ubican la mayoría de las dependencias.

El lunes pasado, el senador de la República por el Partido del Trabajo, Benjamín Robles Montoya contrató algunos espectaculares ubicados en la ciudad para acusar a Cué Monteagudo del endeudamiento de 14 mil millones de pesos.

Robles Montoya, uno de sus más cercanos colaboradores durante 13 años, presentó la semana pasada un punto de acuerdo en el Senado de la República para que la PGR finque el grado de responsabilidad legal a Cué Monteagudo ante los presuntos actos de corrupción de funcionarios de su administración.

Insistió en continuar con la investigación de las denuncias que interpuso ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra el operador político Jorge Castillo Díaz y el secretario de Administración, Alberto Vargas Varela.

Robles Montoya acompañó durante cerca de 13 años la carrera política de Cué Monteagudo. Fue su coordinador de la campaña a gobernador por la coalición PAN-PPR-Convergencia y PT y, posterior a la victoria, fue su secretario particular, jefe de la Oficina de la Gubernatura y senador de la república.

Sin embargo, renunció a la bancada perredista, luego de descalificar la selección interna para candidato a gobernador por un cumulo de irregularidades y donde el grupo de Cué Monteagudo impuso al expriista José Antonio Estefan Garfias, de ahí que contendiera al mismo cargo, pero con el Partido del Trabajo

 

DEJA UNA RESPUESTA